Día con día

‘Tuberos’ y ‘huachicoleros’

Sigo reproduciendo la crónica que me ha enviado un viejo conocedor de la huachicolería, cuya identidad me reservo:

“Se dice pegarle al tubo al robo directo de combustible del ducto de Pemex que transporta el producto.

“Solo en las refinerías hay herramientas y capacidad técnica para agujerar un cilindro de metal con producto altamente explosivo.

“El tubero no es huachicolero. Es como comparar al que transporta la cocaína de Colombia a México con el que ‘gramea’ el polvo en un bar.

“¿Cómo operan los tuberos? Por debajo de los cerros y llanuras de varios estados del país, corren cientos de miles de kilómetros de tubos de Pemex. Ayudados por ingenieros, los tuberos escogen una zona que tenga un declive natural para poder hacer una zanja en donde quepa una pipa de tráiler, de preferencia de doble remolque, los llamados fulles.

“En el momento que se empieza a hacer la perforación, colocan las mangueras de alta presión y es desviado el combustible a los tanques de la pipa.

“Tienen 15 minutos para que las computadoras de la refinería detecten una baja en la presión del producto que se está mandando y se dispare una señal de emergencia de fuga de combustible.

“El área de la refinería que detecta la fuga informa de inmediato a los llamados ‘especiales’, miembros de la vigilancia civil de Pemex, y al personal del Ejército mexicano que resguarda las instalaciones. Entre la detección de la fuga y el traslado del personal a la zona, pasan unos 40 minutos. Una pipa de doble tanque se llena en 28 minutos. La ventaja de tiempo es clara. Pero la mayor ventaja de los tuberos es la complicidad con que operan.

“El robo de hidrocarburos empezó en los 90 del siglo pasado. Las ganancias eran mayúsculas, las sanciones inexistentes y la tutela por la paraestatal, en el abandono.

“Los agujeros en los tubos se empezaron a extender por las rancherías donde el personal capacitado sabía que iban los ductos. Ofrecían a los habitantes de pequeños terrenos cantidades muy por encima de lo que podían ganar sembrando maíz.

“Empezó así una nueva forma de vida para comunidades enteras que han demostrado estar dispuestas a defender la ilegalidad  hasta la muerte”.

(El lunes: “Piperos y tapineros”).

hector.aguilarcamin@milenio.com