Día con día

El perdón de Peña Nieto

Ayer el presidente Peña le pidió perdón a los mexicanos por el escándalo de la casa blanca, la casa que su esposa compró de un conocido contratista y amigo del Presidente.

En su discurso de promulgación del Sistema Nacional Anticorrupción, una red de siete leyes dedicadas a atacar el problema, Peña Nieto dijo estas insólitas palabras:

Todos tenemos que ser autocríticos, tenemos que vernos en el espejo. Empezando por el propio Presidente de la República.

En noviembre de 2014, la información difundida sobre la casa blanca causó gran indignación. Este asunto me reafirmó que los servidores públicos, además de ser responsables de actuar conforme a derecho y con total integridad, también somos responsables de la percepción que generamos con lo que hacemos.

Y en esto reconozco que cometí un error. No obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó a la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno.

En carne propia sentí la irritación de los mexicanos. La entiendo perfectamente. Por eso, con toda humildad les pido perdón, les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio  y la indignación que les causé.

Cada día, a partir de ello, estoy más convencido y decidido a combatir la corrupción. De ahí la importancia del sistema nacional con el que estoy comprometido y el que habré de impulsar con toda determinación.

La oficina de la Presidencia remitió a la prensa por separado la información de que la operación de compra-venta de la casa había sido echada atrás hace tiempo.

Que yo recuerde solo otro presidente mexicano ha pedido perdón. Fue José López Portillo, dirigiéndose a los pobres en su toma de posesión (1976), y en su último Informe de gobierno (1982), interrumpido por las lágrimas, por haberles fallado.

Había prometido la abundancia a los mexicanos y entregaba un país con más pobres de los que había recibido. Nada podía hacer ya para remediar lo sucedido.

El perdón de Peña es pedido en el último tramo de su gobierno, al momento de promulgar unas leyes que, de haber estado vigentes, le habrían impedido cometer ese error.

Hay que reconocer el gesto de pedir perdón por el error cometido y celebrar la promulgación de leyes que lo impedirán, bajo sanción, en adelante.

hector.aguilarcamin@milenio.com