Día con día

Numeralia "huachicolera"

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto el robo de combustible a Pemex por los llamados huachicoleros, bandas que perforan y chupan ductos de gasolina y diésel, ha representado una pérdida para la empresa de 100 mil millones de pesos.

La ordeña de ductos de Pemex se concentra en los municipios de Acayucan, Omealca y Tierra Blanca (Veracruz), Altamira y Río Bravo (Tamaulipas); Irapuato y Silao (Guanajuato) y en el llamado Triángulo rojo de Puebla: los municipios vecinos de Amozoc, Acajete, Tepeaca, Acatzingo, Quecholac, Tecamachalco, Palmar de Bravo y Esperanza.

Entre 2000 y 2016 se detectaron en el estado de Puebla más de 3 mil tomas clandestinas, con un crecimiento exponencial a partir del año 2102. En 2012 se detectaron 211 tomas clandestinas. En 2013, se detectaron 211. En 2014: 309. En 2015: 815. En 2016: ¡mil 533!

El auge del huachicol poblano coincide con los trabajos de aplanamiento y elevación de las 400 hectáreas donde se asienta hoy la fábrica de automóviles Audi. El compromiso del gobierno local con Audi fue hacer una plataforma sólida, alzada 5 metros sobre el nivel de su entorno, que implicó traer tierra de otra parte en miles de viajes de camiones de carga. El huachicol ofreció combustible a la mitad de precio a estos camiones.

El mercado ilegal poblano atrajo a grupos de zetas que venían huyendo de la persecución en Tamaulipas y Veracruz. Había en el huachicol poblano un negocio de altas rentas sustituto del narcotráfico.

Por ordeña de sus ductos, Pemex dice haber perdido 2 mil 282 millones de pesos en el año 2016. Los huachicoleros venden el combustible robado a la mitad. En 2016, pudo haber sido de unos mil millones.

Las bandas de Los Zetas encontraron colaboradores propicios en Puebla. En 2015 fue detenido el director de la policía estatal, Antonio Estrada López, mientras cuidaba, con su gente, 22 camionetas de huachicoleros de Tepeaca, el municipio poblano líder en tomas descubiertas, con 351.

Las bandas criminales organizadas controlan 90 por ciento de la ordeña huachicolera, pero la derrama para los habitantes del Triángulo rojo es muy alta. Sus niños y adolescentes pueden contratarse como halconcitos (vigías) por 8 mil pesos al mes. Lo que gana un custodio en los reclusorios de Ciudad de México.

(Con información de las ediciones del 5 de mayo de MILENIO, Excélsior, La Razón, y del portal digital Mundo Nuestro http://mundonuestro)

hector.aguilarcamin@milenio.com