Día con día

El esperpento venezolano

Antes de ser detenido bajo la acusación de fraguar un golpe de Estado, el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, declaró a los medios: “En lo que va de régimen de Maduro ya van 12 supuestos golpes de Estado. Aquí los que tienen el golpismo en los tuétanos son estos señores que están en el gobierno”. Añadió: “El gobierno habla de movimientos de desestabilización y lo que desestabiliza el país es la corrupción”.

La corrupción venezolana es del tamaño de su desarreglo económico. La baja de los precios del petróleo ha reducido en 60 por ciento los ingresos externos del país que no exporta sino crudo. Luego de crecer a 5 por ciento en 2012, este año la economía venezolana se reducirá en 7%. La inflación será superior a 100 por ciento.

La escasez de dólares ha terminado de destruir el valor de su moneda. La tasa oficial de cambio es de 6.30 bolívares por dólar, pero en el mercado negro el dólar se paga a 190 bolívares. Quien puede comprar dólares a la tasa oficial, normalmente gente del gobierno o con influencia en él, y venderla en el mercado negro, puede hacer millones. (http://bit.ly/1FfcdUl).

En el año 2014 el gobierno importó 60 mil millones de dólares, pero sus exportaciones fueron solo de 30 mil. La diferencia entre ambas cifras explica estructuralmente la escasez y el disparo de precios que produce las colas de tres, cinco y siete horas que pagan los venezolanos todos los días, sobre todo en los barrios populares, para conseguir lo que buscan.

La imaginación periodística ha encontrado el ejemplo perfecto de este desastre en el precio oficial de los condones. Donde hay, un paquete de 36 condones vale 4 mil 760 bolívares, unos 755 dólares al tipo de cambio oficial. (http://bit.ly/1ua1z0D).

Este es el tamaño del esperpento que vive Venezuela, culminado por la cifra terrible: es el país más violento de América Latina con una tasa de 53 homicidios por cada 100 mil habitantes.

¿Cómo ha llegado Venezuela ahí?

 

hector.aguilarcamin@milenio.com