Día con día

Trump: los primeros 100 días/ I

El 22 de octubre pasado, Donald Trump dio lectura a lo que llamó su “contrato” con los electores: el plan de sus primeros 100 días de gobierno.

No he visto en la prensa mexicana gran cosa sobre este documento. Me permito resumirlo porque dibuja con precisión lo que podemos esperar de este gobierno.

El “contrato” tiene cuatro partes. La primera lista seis medidas para “limpiar a Washington de corrupción”: 1. Una enmienda constitucional para limitar la reelección en el Congreso. 2. Congelar las contrataciones de personal del gobierno. 3. Eliminar dos regulaciones federales existentes por cada regulación nueva. 4. Prohibir por cinco años que ex funcionarios de la Casa Blanca y el Congreso se vuelvan lobbystas. 5. Prohibirles que hagan lobby para gobiernos extranjeros. 6. Prohibir que lobbyistas extranjeros recojan fondos para elecciones en Estados Unidos.

La segunda parte del “contrato” habla de siete acciones para “proteger a los trabajadores”: 1. “Renegociar Nafta o retirarse del trato”. 2. Retirarse del Transpacific Partnership. 3. Dar a China trato de manipulador de divisas. 4. Corregir los acuerdos de comercio internacional lesivos para los trabajadores estadunidenses. 5. Levantar las restricciones de explotación de las reservas energéticas, incluyendo el “carbón limpio”. 6. Suspender trabas de obras de infraestructura, como el Keystone Pipeline, que cruzaría de Alberta, Canadá, al Golfo de México. 7. Usar los billones de dólares que Estados Unidos aporta a los programas de cambio climático de la ONU, para atender el problema del agua y la infraestructura ambiental del país.

La tercera parte del “contrato” de Trump promete cinco acciones para “restaurar la seguridad y el estado de derecho constitucional”: 1. Cancelar todas las órdenes ejecutivas de Obama. 2. Llenar el sitio dejado por Scalia en la Suprema Corte. 3. Cortar todos los fondos federales a las Ciudades Santuario, que protegen migrantes. 4. Expulsar del país a los “más de 2 millones de inmigrantes criminales y cancelar visas a países que no quieran recibirlos de regreso”. 5. Suspender la inmigración de países proclives al terrorismo.

Todas estas son acciones que el presidente puede emprender por sí mismo. Mañana, las que espera que el Congreso apruebe en los primeros cien días de su gobierno.

hector.aguilarcamin@milenio.com