Día con día

La destrucción del Mastretta MXT. 4. El conflicto

La nueva administración de la fábrica del Mastretta MXT, ahora bajo el control de Latin Idea Venture con el acuerdo de Nafin, recibió en agosto de 2013 el equivalente a 2.75 millones de dólares como primer tramo del aumento de capital comprometido.

Para recibir el tramo siguiente, la empresa debía cumplir ciertas condiciones, entre ellas: recibir pedidos por 15 unidades y demostrar capacidad para producir al menos cuatro coches mensuales.

En el contrato de suscripción de capital se agregaron otros compromisos, como el pago de deudas existentes a bancos, al fisco y a proveedores, equivalentes a un 28% de la nueva inversión.

Seis meses después, en febrero del año 2014, la nueva administración de Tecno Idea no había cumplido ninguna de las condiciones pactadas ni había pagado deudas claves a los bancos y al fisco.

No había producido ni vendido un automóvil, pero había agotado los nuevos recursos recibidos, el triple de los que habían tenido a su disposición los Mastretta entre 2010 y 2013.

La última vez que el Consejo recibió una información numérica de parte de la nueva administración fue en la junta del 28 de noviembre de 2013. Para ese momento, según informe verbal de los responsables, quedaban todavía en la caja de la empresa 12 de los 35 millones recibidos en agosto. No hay constancia formal de en qué se gastó ese remanente.

Ante la evidencia del mal manejo de la empresa y sus nulos resultados, Nafinsa, por medio de su director de banca de inversión, Raúl Solís, tomó la decisión de no aportar el resto del capital que tenía comprometido.

Según Solís, debía procederse al cierre o a la venta ordenada de la empresa, cuya administración la propia Nafinsa habían descuidado hasta el punto descrito.

Ninguna de estas cosas sucedió. Tecno Idea se cerró por default, sin las notificaciones de rigor ni a trabajadores ni a autoridades ni a acreedores.

La justificación del fin de la inversión fue un supuesto informe de viabilidad, encargado por Luis Dantón Martínez, director adjunto Jurídico de Nafinsa, que a la fecha no ha sido hecho del conocimiento de los socios.

No, al menos de los Mastretta.

(Mañana: 5. Lo perdido)

hector.aguilarcamin@milenio.com