Día con día

Nueve dardos verbales de lengua inglesa (y tres mexicanos)

Mi amiga Guita Schyfter, directora de Húerfanos, una película que todo mexicano debería ver, me envía una colección de dichos de políticos, escritores y celebridades contra adversarios y colegas, y contra la hipocresía esencial de lo políticamente correcto.

1. En una sesión del parlamento un miembro de la oposición dijo al primer ministro Disraeli: “Usted, señor, morirá en la horca o de alguna enfermedad inconfesable”. “Eso dependerá, señor”, respondió Disraeli, “de si abrazo sus ideas o a su amante”.

2. Winston Churchill sobre un competidor político: “Tiene todas las virtudes que aborrezco y ninguno de los vicios que admiro”.

3. Clarence Darrow (1857-1838), abogado estadunidense defensor de presos políticos y promotor de los derechos humanos: “Nunca he matado a nadie, pero he leído con placer muchos obituarios”.

4. Faulkner sobre Hemingway: “No se le conoce por haber usado una palabra que haya hecho a nadie consultar un diccionario”.

5. Mark Twain: “No fui al entierro, mandé una carta amable diciendo que estaba de acuerdo”.

6. Oscar Wilde: “No tiene enemigos, pero le cae muy mal a sus amigos”.

7. George Bernard Shaw a Winston Churchill: “Le mando dos boletos para la primera función de mi nueva obra de teatro; si tiene algún amigo, tráigalo”.

Winston Churchill a George Bernard Shaw: “No puedo asistir a la primera función, iré a la segunda, si hay”.

8. Billy Wilder: “Tiene el oído de un Van Gogh para la música”.

9. Samuel Johnson: “No solo es un idiota sino que provoca la idiotez de los demás”.

Añado tres flores mexicanas:

10. José Vasconcelos a políticos callistas: “Los acusé de corruptos, no de pendejos”.

11. Un adulador al general Calles: “General, usted pudo ser mi padre”.

Calles: “Pude, pero no quise”.

12. Anónimo: “Es fiel como un perro. Se va con quien le da de comer”

hector.aguilarcamin@milenio.com