Día con día

La campaña presidencial de López Obrador

Andrés Manuel López Obrador está haciendo en los medios masivos una campaña presidencial que no está al alcance de ningún otro candidato.

Ha subido su efigie y su mensaje a prácticamente todos los anuncios de su partido, Morena, cuya cuota para el año que corre es de 309 mil spots.

Hablamos de casi mil spots al día, en todas las variantes de medios masivos: públicos y privados, radio y televisión, nacionales y locales.

A diferencia de la avalancha variopinta de basura con que los partidos han llenado sus tiempos oficiales, los spots de AMLO son muy buenos.

Emiten la misma promesa de cambio, por boca y en servicio del mismo personaje, en una serie particularmente bien lograda de críticas al gobierno y a sus rivales partidarios.

Ningún otro aspirante presidencial ha tenido tanto tiempo publicitario a su disposición. AMLO y Morena tendrán tiempos parecidos en los nutridos años electorales de 2016 y 2017, antesala de la contienda presidencial de 2018.

No sé quién pueda hacer las cuentas comparativas, pero 309 mil spots al año para una candidatura presidencial anticipada pueden ser tantos como los que tuvo Enrique Peña Nieto hace seis años o el propio AMLO hace 12, cuando se preparaba desde el gobierno de la ciudad a ser el candidato presidencial de la izquierda.

Vista la intensidad y la calidad de su campaña publicitaria, no parecen tan sorprendentes las cifras de intención de votar por AMLO.

Al menos parte de la explicación es esta: los medios publicitarios de siempre están produciendo los efectos de popularidad política de siempre.

***

Fe de erratas. Me aclara José Casar: no son 600 mil los centros de población nuevos los creados entre 1970 y 2010, como escribí ayer en mi artículo. Son solo 74 mil. Disculpas, pero
igual: ¡74 mil!


hector.aguilarcamin@milenio.com