Día con día

La audacia de Macri (y los 'Panama Papers')

Se desmoronan las políticas de la izquierda latinoamericana, particularmente en Brasil y Venezuela. En Argentina crece un experimento de sustitución del modelo que admira por su radicalidad y para los pelos de punta por su audacia.

El escándalo de los Panama Papers le cae en el peor momento al gobierno de Mauricio Macri, decidido a ir al fondo de los agujeros económicos heredados del kirschnerismo.

Macri empezó una carrera contra el tiempo para transparentar precios, redirigir subsidios y pagar el costo de normalizar las relaciones de Argentina con el mundo financiero internacional.

Todo eso necesita credibilidad política, y mucho más.

Los rezagos eran tan altos que los ajustes emprendidos son todos operaciones de caballo. El peso argentino se devalúa al 40%, las tarifas de agua potable aumentan 300%, las del gas 285%, el costo del transporte público se duplica, la inflación anda en 33% (http://clar.in/235UJq9) (http://clar.in/1RQwcDB (http://bit.ly/1qbOBin).

Desde la llegada de Macri al poder hay 1.4 millones más de pobres en Argentina, según las cifras del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina.

Esta universidad es la instancia de medición académica que Macri usó durante su campaña para demostrar que la disminución de la pobreza argentina durante el kirschnerismo era una falacia.

En esa denuncia fundó su promesa de campaña de "pobreza cero". Ahora, esa misma instancia le dice que durante los tres primeros meses de su gobierno, la pobreza creció en Argentina 5.5%.

"A mediados de marzo", reporta El País (2/4/16), "cerca de 13 millones de personas no tenían ingresos suficientes para las necesidades básicas, el 34% del total del país. En diciembre era un 29%. Desde que llegó Macri al poder, hay 1.4 millones de pobres más".

Los economistas saben que alinear los precios a la economía real es un camino seguro a la solidez y a la estabilidad. Los políticos saben que alinear esos precios puede provocar revoluciones.

Entre más profundo y serio es el ajuste, es más doloroso, pero también más rápido y sus consecuencias positivas pueden verse más pronto.

El problema político para una corrección del tamaño de la emprendida por Macri es cuánto dolor por el ajuste puede aguantar la sociedad antes de dar el grito. Y sin tener encima los Panama Papers.


hector.aguilarcamin@milenio.com