Auditoría Ciudadana

Las posadas de Vialidad

Todavía rebotaba el eco de las desafortunadas declaraciones del secretario de Vialidad de sus amplias facultades para operar los toritos, cuando fue para mí necesaria la presencia de los peritos de Choques de esa Secretaría en un pequeño e intrascendente accidente vial, y gran sorpresa, el pasado lunes 15 de diciembre, a las cinco de la tarde, no había peritos disponibles, esto según el agente de la unidad V244, por lo que debían llegar a un acuerdo, asumiendo el conductor que acudí a apoyar, una responsabilidad que no consideraba procedente, sin embargo ante la insistencia del agente vial, que se convirtió en perito, señaló quién tenía la responsabilidad del accidente y si los conductores o sus aseguradoras no estaban de acuerdo, pues los vehículos se enviarían al corralón, con el comentario de que tendrían que arreglar el asunto antes del sábado ya que se van de vacaciones, y además ya se tenía que pagar las grúas porque ya las había pedido el agente, sin mediar petición de los conductores. Al validar telefónicamente a Vialidad el motivo por el que no había peritos disponibles, se nos negó dicha información, a cambio se presentó un agente en motocicleta, la M206, por demás amable y comedido, quien se dedicó a darle formalidad a la documentación del choque, llenar croquis, etc. sin resolver en forma alguna el motivo por el que, a pesar de que ambos conductores y los ajustadores de las aseguradoras estaban solicitando la presencia de la unidad móvil con los peritos viales, estos no se presentaron. Se nos indicó que el recién llegado era el encargado de zona, por lo que debíamos suponer, era la máxima autoridad en la materia y una vez que el conductor a quien yo apoyaba decidió aceptar una responsabilidad que no tenía para evitar el corralón, el asunto se solucionó, y por arte de magia, se canceló, el servicio de grúas, que supuestamente tenían la obligación de pagar los conductores. Lo que nunca nos pudieron explicar, ni en la cabina de Vialidad fue dónde estaban los señores peritos, ya que nos dieron tres versiones distintas, pero ninguna creíble; la primera, que era la posada de los peritos; la segunda, que los habían descansado porque esa noche iniciaban los operativos nocturnos y la tercera menos creíble aún, que había tantos accidentes que estaban muy ocupados. El resultado es el mismo, un conductor, ante la omisión de la autoridad tuvo que aceptar una responsabilidad que consideraba no tenía, lo que se convirtió en la obligación de pago del deducible marcado en su póliza de seguros, demostrando así la ineficiencia de la Secretaría de Vialidad; es por ello comparto con mis lectores este penoso episodio.

En otro tenor, la molestia de los miembros del PRI en el municipio de Guadalajara parece provocar un mayúsculo dolor de cabeza al gran elector, ya que nadie está contento con la designación por dedazo de Ricardo Villanueva sin consultar a las bases del partido, por lo que se augura un problema que puede llevarlos a tener un excelente regidor cuidando de cerca su programa de bicicletas, tan mal implementado. En cambio, en Zapopan todo mundo quedó al parecer contento de que el abanderado a la alcaldía sea Chava Rizo y en Tlaquepaque no hay duda alguna que será Luis Córdoba el primer regidor del municipio alfarero; veremos qué sorpresas nos dan este fin de semana los partidos políticos y alguno que otro candidato independiente. Estemos atentos. A Rizo le tocará al parecer, un regidor de Movimiento Ciudadano combativo como es Pablo Lemus, o va al distrito 10. Sin embargo no hay duda que el PRI tiene seguro con esos candidatos Zapopan y Tlaquepaque. Lo que todo mundo pregunta es ¿qué le dieron a Vielma?, espero que como premio de consolación le den un permiso de gasolinera. En la lista de Plurinominales a diputados federales se espera ver a Alfredo Barba M. y a Héctor Pizano. Los empresarios siguen emigrando del PRI sin que el secretario de Promoción logre acercarlos con el gobernador, lástima Margarito.

 

hromero@correduria58.com