Auditoría Ciudadana

Las elecciones en nuestra ciudad

Al fin de cuentas no tuvimos ninguna novedad en los registros de los candidatos a las diferentes alcaldías de la zona metropolitana de Guadalajara, la gran mayoría muy cantadas desde hace mucho tiempo, la única novedad fue el registro de la fórmula de los payasos Lagrimita y Costel, quienes vienen a confirmar que la política en Jalisco es solo un circo. En Guadalajara aunque se quiera presumir de unidad partidista la verdad es que los cuadros del PRI están muy molestos con la imposición de Ricardo Villanueva como candidato, por lo que esperan estos, solo sea regidor encargado de las Bicis en el municipio.

En Zapopan la candidatura de Salvador Rizo fue un acierto del PRI y torna muy complicado para Pablo Lemus ganar ese municipio, a pesar del error del PAN, si su candidato es el ya muy quemado, importador de sopas, Martínez Mora. Creo que un personaje como Lemus no debió contaminarse con las siglas de Movimiento Ciudadano MC, como candidato independiente obtendría sin lugar a dudas mayor votación que propuesto por ese Partido político, que tiene en Jalisco simpatías por Enrique Alfaro pero a nivel nacional su cercanía con el Peje le pegan más y máxime por la responsabilidad histórica que lo liga con los hechos de Ayotzinapa.

Brillante la operación del experimentado delegado regional del PRI, Fernando Moreno Peña, para evitar que, rompiendo la disciplina partidista, el amigo de los gasolineras, Héctor Vielma, se registrara también como candidato por ese partido en Zapopan.

En Tlaquepaque, un acierto la candidatura de Luis Córdoba, que confirma la hegemonía del Güero Barba en el municipio Alfarero, y en Tlajomulco será muy difícil quitarle el control a un candidato muy consolidado que conoce de cerca la problemática del municipio como es nuestro amigo Alberto Uribe.

En la Suprema Corte de Justicia de la Nación el día de hoy deberán, los diez señores Ministros,   elegir al Presidente por el periodo 2015-2018, sucesor de Juan Silva Meza, quien concluyó su encargo el pasado 31 de diciembre, el terror entre abogados, contadores y fiscalistas es que de los seis aspirantes resulte ganador el candidato de Peña Nieto, Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, quien fuera anteriormente Titular del Servicio de Administración Tributaria SAT, los que hemos seguido de cerca el trabajo de la Corte, hemos sido testigos de que su formación como funcionario Hacendario le impide tener una independencia mental, tan necesaria en ese alto encargo, al votar acerca de la constitucionalidad de leyes fiscales, ¿cómo va la Corte a premiar con la Presidencia  de un órgano garante de los Derechos Humanos a quien fuera un gran violador de los derechos humanos de los contribuyentes en México?. Espero congruencia en la Suprema Corte y que como Poder independiente elija a la Ministro Margarita Luna Ramos, a quien a nivel internacional se le reconoce su amplia trayectoria en el Poder Judicial, ya es tiempo que un país que presume hasta el cansancio la equidad de género, tenga por primera vez una mujer al frente de ese Poder. El reto para quien llegue a este cargo es monumental ya que los grandes males de México inician con los problemas de impartición de justicia. Ya nadie en este país, considera que en verdad se imparta justicia, la ciudadanía desconfía abiertamente de los órganos de impartición de justicia federales y ya no digamos de los estatales que obedecen a los intereses del gobernador en turno y en muchas ocasiones, solo del mejor postor, ya es tiempo que desde la Presidencia del máximo tribunal del país se inicie la reconstrucción de la confianza de los mexicanos en sus instituciones.

Otro avance en la implementación de los procedimientos penales en México fue la publicación en el Diario Oficial de la Federación el pasado 29 de diciembre de la Ley Nacional de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias en Materia Penal, la cual pretende resolver una serie de conflictos de índole penal mediante la Mediación y la Conciliación, con lo que se despresurizaran los juzgados de índole penal. Lo curioso de esta ley es que pretende que los Mediadores, ahí llamados facilitadores,  acrediten evaluaciones de control de confianza que a muchos miembros de las procuradurías no les obliga.

Feliz inicio de año, que se cumplan todos sus propósitos.

 

hromero@correduria58.com