Auditoría Ciudadana

Trump y Rusia

Aunque el presidente del país vecino, Donald Trump, insiste que la investigación sobre la relación de su equipo de campaña con funcionarios rusos que realizará el Departamento de Justicia que incluso nombró como investigador especial al ex jefe del FBI, Robert Mueller, es la peor cacería de brujas en la historia de Estados Unidos, sin embargo ha realizado, consciente o no, una serie de acciones que la mayoría del electorado americano empiezan a percibir, como desesperación por ocultar sus nexos con los rusos, escándalo mayúsculo que pudiera inclusive paralizar los acuerdos en ambas cámaras del gobierno americano.

La sociedad americana percibe el asunto como grave, máxime que el Departamento de Justicia ya  nombró un Fiscal Especial para la investigación, lo cual se da a conocer cuando se filtraba a la prensa que Trump además había compartido información clasificada con los rusos que compromete a países extranjeros y que se enteraron de la reunión por las fotos de un periodista ruso aunado al despido, injustificado, según los legisladores demócratas e incluso algunos republicanos, del director del FBI, James Comey, a quien prácticamente le solicitó primero que dejara la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales, y en uno de sus ya conocidos arranques, lo despidió, mediante un comunicado firmado por Trump y enviado al FBI, Comey se enteró en Los Ángeles por la prensa, en su comunicado, Trump insistió que Comey le había señalado que él no estaba involucrado en la investigación, situación aberrante si lo que se investigaba era precisamente su campaña. Luego vinieron una serie de contradicciones mayúsculas, que ni el vocero Jeff Session, ni el equipo de la Casa Blanca pudieron aclarar y contribuyeron a generar más incertidumbre, la versión inicial de que Trump había tomado la decisión por una recomendación del Departamento de Justicia resultó falsa, la prensa presionaba más, lo que generó al menos otras cinco o seis explicaciones contradictorias del staff de la Casa Blanca y del mismo Presidente, lo que concluyó en aún más suspicacias, lo malo para su equipo, es que el pez por su boca muere, cuando estos apenas trataban de controlar los daños, Trump es entrevistado por NBC NEWS, y al más puro estilo “Jorge Vergara”, despidiendo algún entrenador, dijo: “cuando yo lo decido lo hago”, pero continuó. “me dije a mí mismo, tú sabes, esta cosa de Rusia, con Trump, y Rusia es una cosa armada, es una excusa armada, es una excusa para los demócratas por haber perdido la elección que deberían haber ganado”. Me imagino la escena y a sus asesores tras bambalinas casi al borde del suicidio. Trump viéndose al espejo, como decía Polo-Polo se dijo “Yo mismo, tengo que correrlo para parar la investigación de la conexión rusa”, con lo que confirmó, en transmisión nacional, la falsedad de sus primeras versiones, y confirmando que en su pequeño, profuso, difuso y confuso cerebrito, el despido de un funcionario cuyo nombramiento era por diez años, se dio solo por investigar nexos de la campaña con Rusia. Todos los sectores y principales editorialistas de todo el mundo criticaron nuevamente a Trump, y éste demostrando no tener conectado su cerebro a la lengua, en este caso al gadget, twitteó amenazantemente al ex director del FBI, “será mejor para Comey que no haya grabaciones antes de que empiece a filtrar a la prensa”. ¿Qué le pidió Trump a Comey en esas reuniones que le preocupa al Presidente, y que ahora como testigo de la investigación independiente tendrá que revelar bajo juramento?

La democracia y seguridad nacional americana, inclusive nosotros como país vecino, requieren que la investigación llegue hasta el fondo, y como dijera aquel gobernador rústico de nuestro Estado, Tope en lo que tope, son demasiadas contradicciones, mentiras, confusiones de Trump y su equipo para que se pueda, o convenga ya, parar la investigación. Que acaso no conocía Trump lo que pasó en Watergate. De ser cierta la conexión rusa en la elección y de comprobarse la manipulación de la información para evitarla investigación, no hay duda, deberá renunciar.

En otro tema, los Españoles, clientes del abogado estrella del alegre Jorgito, personaje principal de nuestra historia de Amordio, actualmente prófugo de la justicia por una orden de aprensión por homicidio en grado de tentativa, secuestro y, lo que se acumule esta semana, ya vienen en camino a Mexico al haber sido detenidos por Interpol. Continuará.

hromero@correduria58.com