Auditoría Ciudadana

Seguridad Jurídica

Tanto se dice en relación a esta frase que, la verdad, la mayoría de los mexicanos ya no creemos en ella, y ahora que tanto el Gobierno Federal y la mayoría de los estatales pretenden hacer cierto el proyecto de Gobierno electrónico, vuelve a surgir como principal reto para el ciudadano el que la migración hacia el llamado "E-Gobierno" o la ventanilla única, además de que sea una realidad es necesario que la misma otorgue, ese concepto tan trillado, pero jamás otorgado al gobernado que se llama "seguridad jurídica".

En la semana asistí a un foro organizado por el Servicio de Administración Tributaria SAT. Dentro del mundo de los Nuevos Servicios Digitales de ese recaudador organismo, y en el mejor de los foros, dedicado a los Modelos Colaborativos entre Sector Público y Privado, donde concurrieron como panelistas con altos funcionarios del mismo, la Lic. Elsa Regina Ayala Gomez, Directora de Normatividad Mercantil de la Secretaría de Economía; el Presidente del Colegio Nacional de Correduría Pública, Lic. Julio Alejandro Durán Gomez; el Presidente del Notariado Nacional Lic. Héctor Guillermo Galeano Inclán; el Delegado de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente PRODECON, Maestro Mariano Corona Vera; los académicos Dr. Marco Aurelio Núñez Cué y Dr. Rigoberto Reyes Altamirano. Inmejorables participantes que coincidieron en que hay muchos avances en la implementación de "ayudas" electrónicas al gobernado, pero lamentablemente no se reflejan verdaderamente en ese vago concepto de brindarle "seguridad jurídica".

Como ejemplo podemos señalar la "firma electrónica", que actualmente las hay, como dicen en el rancho, de chile, mole y picadillo, ya que las hay para el SAT, la Secretaría de Economía tenía otra, la Suprema Corte también tiene la suya, llamada FIREL y la Ley Federal de Firma Electrónica y las estatales legislan, todas por su lado, permitiendo que cada quien señale los parámetros que a su juicio debe tener la tecnología, para evitar, algo muy de moda, el robo de identidad. Lo ideal deberá ser que a corto plazo se estandarice una sola firma electrónica para todos los trámites de los gobiernos federal y estatales.

El gran problema del uso de la firma electrónica, sigue siendo que la gran mayoría de contribuyentes, ignorando el riesgo que corre si alguien le diera mal uso a la suya, le otorgan sus archivos de firma y clave de acceso, normalmente a su contador. Recordemos que el uso de la firma electrónica es exactamente igual a que si aquel documento, ahora electrónico, lo estuviéramos firmando con nuestra firma autógrafa, por lo que es una representación gráfica del otorgamiento de nuestra voluntad. Bien hace la Secretaria de Economía en aceptar como buena la firma electrónica del SAT, por su alto grado de confiabilidad, tanto en su manejo como en sus protocolos de seguridad al ser usada como al generarla.

En otro foro, se trató de hablar de las virtudes de las contabilidades electrónicas para el SAT; todos los contribuyentes y sus asesores presentes, consideraron que a la gran mayoría se le ha dificultado de sobre manera cumplir con esta nueva obligación y simplemente no la están acatando, a pesar de que las multas por esta infracción son altas. Esa información coincide con una encuesta que realizaron alumnos de la Maestría de Análisis Tributario del CUCEA, donde obtuvimos que más del 70 por ciento de los contribuyentes obligados a llevar y "subir" mensualmente al SAT su contabilidad no lo ha realizado y no están en condiciones de hacerlo aún.

Los funcionarios del SAT señalaron que por ningún motivo habrá marcha atrás, y que pronto empezarán a requerir a los omisos. El único beneficiado es el SAT, ya que contará con información suficiente para fiscalizar, en forma electrónica, a todos los contribuyentes. Recordemos que ese organismo tiene acceso a todas las cuentas de cheques o inversiones del sistema financiero, inclusive de Tarjeta de Crédito, y ahora tendrá acceso en línea a la contabilidad de todos, debiendo precisar que incluso las facturas que se emiten en este país se generan precisamente por la plataforma del SAT, e incluso cuando adquieres un inmueble el Notario reporta la compra, si compras automóviles las agencias también lo reportan, etc. No hay duda, el SAT conoce el 99 por ciento de las operaciones financieras del país. Cuidado.

hromero@correduria58.com