Auditoría Ciudadana

Nuevo gobernador en Jalisco

Creo que Aristóteles Sandoval tratará de pasar a la historia como uno de los mejores gobernadores del Estado, como ejemplo, analicemos sus declaraciones en relación a la empresa Uber y similares, al señalar que, contrario a la posición de otros miembros de su gabinete y otros gobernadores, implementará una regulación que dé seguridad y certeza jurídica a los usuarios y socios conductores, eso muestra que en esta segunda etapa de su administración buscará apoyar la innovación y la libre competencia en beneficio de su majestad, el consumidor. Nefasta actitud de varios de sus secretarios y algunos diputados que apostaban por aplastar, por medidas de voto corporativista, a estas empresas.

Esta nueva actitud debe venir acompañada, del relevo de varios secretarios de su gabinete, concretamente el caso de Vialidad  y de la Secretaría de Desarrollo Económico, entre otras; en el primer caso, el simple enroque será sano ya que el actual secretario es una gente capaz, sin embargo no logró hacer química con los distintos sectores involucrados en el transporte, máxime que muchos líderes del transporte son verdaderos lobos de mar. En el segundo de los casos, que decir, solo basta comparar la inversión empresarial en los estados como Guanajuato, Querétaro, etcétera, con la pobre inversión que se ha logrado en Jalisco. Lo poco que ha llegado es en gran medida resultado de gestiones del propio gobernador o de la Secretaría de Economía del gobierno federal. Jalisco tiene todo para convertirse en un polo de desarrollo, menos un secretario que le funcione al ejecutivo estatal. Aristóteles prometió cambios en su gabinete, no enroques que más bien parecieran como ajustes cosméticos, consecuencia del resultado electoral. Esperemos  que el lunes regale a los ciudadanos verdaderos cambios, entre ellos, la sustitución de algunos de sus allegados que muestran una faceta del arcaico PRI, y no de ese grupo innovador que muestra Aristóteles.

Queda pendiente un reclamo ciudadano que cada vez sube más de tono, transparencia y rendición de cuentas. En el caso de la Transparencia, Jalisco avanzó bastante con la gestión de Cynthia Cantero en el instituto del ramo; pero en la rendición de cuentas estamos en la lona. Las evidentes irregularidades en Ayuntamientos, dependencias públicas, incluso el propio Congreso del Estado, han demostrado una inexistente labor de fiscalización de la Auditoría Superior del Estado, donde solo se hacen, “auditorías a modo” de los políticos en turno, lo que permite fugas de dinero público impresionantes, un gobierno opaco y con una impunidad, casi total, solo preguntaría, amigo lector, ¿de los escándalos mediáticos por robos y fraudes al erario, a cuántos han procesado penalmente? Incluyendo al propio auditor como señalan algunos medios.

En el caso de nuestra historia de terror, cada vez se muestra con más claridad  la podredumbre del poder judicial del reino donde se desarrolla la historia, jueces corruptos o incapaces, ordenes de suspender asambleas sin fundamentos legales, pareciera que, ahora lo ven los litigantes del reino, la justicia está disponible desde hace mucho, al mejor postor, lo que no entienden muchos de los bufones cercanos al rey es que el alegre Jorgito puede retirar gran parte de su operación del reino de un día para otro, una empresa de esas de varios niveles vale por sus recursos humanos, no económicos, y si no lo apoyan simplemente se irá del reino cancelando cientos de empleos. Dicen las lenguas viperinas que abundan en el rumbo, que los abogados de la gaseosita ahora demandan al alegre Jorgito con pagarés falsos suscritos por ella misma a cargo de la empresa y a su propio beneficio, lo cual, en caso de ser cierto, será un elemento más para llevarla a conocer las mazmorras del castillo.

Una de las cosas buenas de Jalisco es su orquesta filarmónica, que en los últimos días desafina su actuación al verse empañada, por una minoría de músicos que ya no caben en la misma y a pesar de que se les ofrece liquidar con todas las de la ley se aferran a un trabajo en el que ya no cumplen las expectativas del director, ¡qué pena!, tan buena labor que realiza la secretaria de Cultura, lo bueno es que tendrán que aceptar su liquidación tarde o temprano.

 

hromero@correduria58.com