Auditoría Ciudadana

Movilidad y contaminación

El tránsito y la movilidad son dos aspectos fundamentales en el crecimiento y la planeación de una metrópoli, por lo que las Direcciones de Movilidad municipales que anunciaron con bombo y platillos que recuperarían este sector, poco han hecho al respecto, o más bien nada y no han emitido incluso posicionamiento o acciones concretas para erradicar la problemática que afecta a la Zona Metropolitana.

Comentábamos la columna anterior la omisión del Ayuntamiento de Zapopan para obligar a los fraccionamientos Puerta de Hierro y Valle Real a eliminar los ingresos ilegalmente controlados al tratarse, las avenidas que los cruzan, de vialidades públicas, así como impedir el acceso a los parques de propiedad municipal, parques y vialidades que fueron parte de las áreas de cesión que en su momento se entregó al municipio y en las que se debe permitir su uso ilimitadamente, no obstante que el entregarlas a los zapopanos fue una promesa de campaña de Pablo Lemus. Una vez que se permita la libre circulación en ellas se reducirá radicalmente los embotellamientos en sus zonas de influencia y pon ende la contaminación vehicular.

Asimismo, existe otra importante vialidad, la cual, ilegalmente no se reintegra al ayuntamiento y que con su apertura aliviaría la circulación, me refiero al cierre de la lateral de la Avenida Mariano Otero en su confluencia con la avenida López Mateos, precisamente donde un empresario no pudo construir una torre y solo dejó un monumento al fracaso, reflejado en una profunda excavación en su propiedad, pero la vialidad y circulación peatonal sin uso. Dicha calle lateral también se debe reintegrar como vialidad pública, esperemos que solucione Zapopan esos tres grandes problemas que incidirán notoriamente en la movilidad de la ciudad.

En Guadalajara se adujo que se fomentaría e impulsaría la utilización de movilidad alternativa al vehículo, procurándose mejorar el transporte público y crear nuevas ciclovías, pero lo único que observamos cómo ciudadanos es una seria desatención, incluso en educar a la sociedad sobre la cultura vial.

La carrera por lograr mayor popularidad entre los alcaldes emecistas de la zona metropolitana se pone cada vez más interesante, motivo por el cual, quien atienda primero el problema vial de la ciudad, ganará mayores adeptos.

Actualmente es Pablo Lemus quien tiene la más alta calificación en las encuestas, y sus bonos subirán más esta semana, ya que este se ha mantenido relativamente al margen del Partido Movimiento Ciudadano, MC, que ahora está denunciado por haber hecho público nuevamente el contenido del padrón electoral, y con éste, toda nuestra información personal de los que tramitamos credencial para votar. Se le debe imponer una sanción ejemplar, inclusive la pérdida del registro a ese Partido.

Brilló además esta semana por reconocer la necesidad de realizar cambios en su gabinete, que, aunque el de COMUDE era ampliamente exigido, aún quedan otros funcionarios que no cumplen con la expectativa. Ejemplo de esto son la Directora de Protección Animal, el Coordinador de Servicios Municipales, su Director de Movilidad y el propio Secretario del Ayuntamiento.

Este último no por su incapacidad a diferencia del resto, sino por seguir una agenda completamente distinta a la del presidente y tener una amplia capacidad política utilizada incluso contra el Alcalde, que lo ha mantenido en el poder aún a pesar de haber traicionado al PAN. Rodríguez es un arma de doble filo, ya que en caso de conflicto con el grupo emecista tan solo debe regresar a su banquillo como regidor.

En vivienda, la Procuraduría Urbana aún no ha realizado acciones tendientes a corregir los grandes errores y vicios de inconstitucionalidad del Código Urbano recientemente echado a perder, y por otro lado, muchos desarrolladores de vivienda, principalmente de edificios departamentales deben ser sancionados ejemplarmente, existen desarrollos que ni lugares de estacionamiento para vistas contemplan causando una afectación alta a los vecinos de la zona.

Otros construyeron aprovechando lagunas, ventajas y principalmente la corrupción e ineficiencia de algunos funcionarios municipales, pero lo más grave aún, son aquellos promotores que, con contratos no sancionados por la autoridad, realizan preventas prometiendo terminados especiales, cajones de estacionamiento determinados y otras cualidades que al final no cumplen, ignorando tal vez que esa conducta puede ser tipificada como fraude. Por ello estas preventas las debe regular la Procuraduría Urbana y la PROFECO.

hromero@correduria58.com