Auditoría Ciudadana

Instalaciones militares

Una vergüenza para el Ejército Mexicano el hecho de que el Gobierno Federal permita que los padres de los desaparecidos de Ayotzinapa y sus asesores ingresen a las instalaciones de los cuarteles militares, no por el hecho de que ingresen, están en todo su derecho, ya que al final de cuentas son instalaciones públicas, pero jamás se deberá dejar ingresar a la persona que sea, con la cara cubierta, como estos pretenden, ya sea con pañuelos o pasamontañas, la dignidad del Ejército tiene límites y no se vale que quieran involucrar a las fuerzas armadas porque el dicho de un padre de los desaparecidos, quien sin mostrar pruebas, afirma tener el celular de su hijo y que el GPS de ese equipo señalaba que había estado en las instalaciones militares. Si esto es así, ¿Por qué no entregar dicho equipo al Ministerio Público Federal que conoce el caso? ¿Cómo es que un celular propiedad de uno de los desaparecidos fue a parar a manos de su familia? ¿Era tan sofisticado el equipo que almacenaba la ruta y lugares del usuario? ¿Un alumno de Normal Rural puede comprar un equipo así de sofisticado? ¿Su padre lo sabe manejar y extraer esa información? ¿O es simplemente un truco más para seguir fastidiando al Gobierno Federal? Qué necesidad de que visiten instalaciones militares a muchos kilómetros de distancia. Insisto, la dignidad de nuestras fuerzas armadas tiene límites, si las versiones de la Procuraduría General de la Republica son las más verosímiles, y soportadas con declaraciones de los involucrados, ¿por qué dudar de la averiguación cuando las declaraciones de todos los detenidos son coincidentes? Ahora ya ni en los peritos argentinos creen. ¿Qué ganaría el Gobierno Federal con ocultar a un irrelevante grupo, políticamente hablando, de estudiantes de primer ingreso de una escuela rural? Lamentablemente se le debe dar carpetazo social a este asunto y dejar a las familias con su respetable luto y a las autoridades correspondientes proseguir con las averiguaciones.

Muchos grupos solo utilizan la desgracia de estos jóvenes para utilizarlo como excusa para vandalizar, solo basta un ejemplo, antes una de las actividades humanas más admirables era la del magisterio, esos grandes seres humanos a quien debemos, gracias al conocimiento que nos transmitieron, mucho de lo que somos, pero ahora, la verdad, algunos maestros dan pena. 

El PRI presentó con bombo y platillo el programa de Vinculación Empresarial y Emprendimiento, que viene, al parecer, a suplir las labores que debería realizar el Instituto Político Empresarial,  ahora que la Presidencia de la República apostó al crecimiento de nuestro país en base a las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), y que formó el Instituto Nacional del Emprendedor. Dicho instituto no debe permitir que ningún partido secuestre sus objetivos, lo que el PRI olvida es que en sus estatutos sí existe el Instituto Político Empresarial, más no esa nueva vinculación empresarial, creada al parecer con fines eminentemente electoreros. Lo curioso es que los pequeños y medianos empresarios se sienten agredidos por la reforma fiscal del año pasado, por lo que dudo se vinculen tan fácilmente, a solo que los limitados recursos con los que cuenta el INE vayan a ser distribuidos, no en base a las convocatorias publicadas, sino con criterios partidistas. Lo más curioso de ese evento fue ver al sobreviviente navideño, José Palacios, secretario de Desarrollo Económico, presidiendo un evento partidista, cuando en el sexenio pasado criticaba a ese partido, -supongo que por su cercanía con **Etilio-, yo casi apostaría que apenas conoció el edificio del PRI estatal ayer. 

Curioso, como he insistido en esta columna, paso en blanco la reforma fiscal estatal, ningún organismo empresarial ha efectuado comentario alguno sobre la misma y menos el Colegio de Contadores, ¿o no la vieron o no quieren criticar al gobierno en turno?

Por último, un premio al lector que me diga qué magistrado fue fotografiado en población cercana textil comprándole ropita a su novia. Que mal gusto, de perdida que la lleve a un **outlet en San Antonio, ¿no creen? Espero sus correos.

 

hromero@correduria58.com