Auditoría Ciudadana

Guía Roji se manifiesta en contra de Google Maps

Parece irreal, pero el conflicto de UBER contra TAXI ha tomado tintes violentos. Tal como se vaticinaba, las amenazas se han vuelto realidad y no solo en contra de los choferes de estos servicios, sino que el día de antier, taxistas pretendían quemar el vehículo de un particular en la Central de Autobuses de la ciudad, esto, pues pensaron, pertenecía al servicio de transporte privado de la plataforma independiente Uber. También ayer en el aeropuerto se dio un conato de bronca. Gobierno del Estado deberá intervenir para evitar que sucedan estos graves y vergonzosos hechos.

Los alegatos de los taxistas contra plataformas tecnológicas se han basado en dos puntos medulares, argumentar que se trata de competencia desleal y en segundo plano que supuestamente no están contemplados en la Ley.

Sobre la primer cuestión, no podemos pronunciarnos, pues la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) ya lo ha hecho, determinado que la competencia desleal no se actualiza.

En cuanto al segundo, las plataformas independientes conectan conductores que ofrecen servicios particulares a potenciales consumidores, por lo que eminentemente, nos encontramos ante la figura de la mediación, lo cual es incluso expresamente reconocido por la Ley, concluyendo con que los choferes no prestan, ni ofertan el servicio de una forma pública.

Las propias autoridades han reconocido que las plataformas independientes no fungen como transporte público, y por ende deben ser considerados como empresas particulares. Además, debemos reflexionar que en la Ley no se prevé algún tipo de prohibición expresa en contra del servicio prestado por estas plataformas, por lo que eso que nos enseñan desde primer semestre en la facultad de derecho cobra aplicación: “Para los particulares, lo que no está prohibido está permitido”.

Sin embargo, aunque la mayoría de las plataformas independientes han ofrecido un servicio de excelente calidad a la fecha, y se han convertido en una  alternativa de negocio para las personas, convirtiendo un simple volante en una empresa, no puede pasar desapercibido el riesgo que se corre ante la incorporación de nuevas plataformas que no sigan los mismos lineamientos y requisitos para que sus transportistas privados operen y sean afiliados a la misma, lo que pone de manifiesto la obligatoriedad de que sean regulados.

Por su parte, los taxis ahora ofrecen dar un servicio más barato, de mayor calidad y donde paulatinamente irá desapareciendo la famosa frase: “Ay joven, sabe qué, a esta hora el taxímetro ya no funciona”, poniendo de manifiesto que la Ley de la oferta y la demanda postulada por James Denham-Steuart aún está vigente y solamente culmina en un mejor servicio para su majestad, el consumidor.

Es por todo esto que las redes sociales se han inundado de manifestaciones de los consumidores, que abogan por la inminente permanencia de estos servicios, y a final de cuentas ellos son quienes deciden qué es lo que debe regularse y los términos en que esto debe hacerse, pues por algo somos una República, donde el poder es del pueblo y es ese quien dicta las Leyes, bueno al menos en teoría.

Resulta imperativo que el derecho se adecué a la sociedad, y no a la inversa.

Nuestras instituciones no pueden doblegarse ante la insistencia de los taxistas, pues hacerlo implicaría que probablemente también estarían de acuerdo en que Guía Roji se pronunciara en contra de Google Maps, o en su caso, los carteros contra el correo electrónico.

Atendiendo otro tema, el Gobernador del Estado poco a poco muestra cambios importantes en su gabinete, aunque no los esperados. Ya dos grandes diputados han dejado las curules para incorporarse al Gabinete; Miguel Castro, un político cuya honradez y transparencia ha quedado manifiesta se incorpora a Sedis, una dependencia que desde hace muchos años ha sido opacada por desvío de recursos canalizados a subsidiar campañas políticas; y por el otro lado Héctor Pizano, uno de los pocos agentes políticos que son congruentes y firmes con su ideología, pero que además es abierto hacia nuevas opciones y el desarrollo del estado, un perfil adecuado para la Secretaría de Trabajo, pues sabemos su función será imparcial y justa entre empresas y trabajadores, aunque lo preferiríamos al frente del PRI estatal.


hromero@correduria58.com