Auditoría Ciudadana

Doble moral política

Los vencedores de la serie de reformas estructurales que, como nunca, se han aprobado en este país, son el presidente Peña Nieto y el PRI. Lograron en corto tiempo reformas anheladas por los últimos gobernantes y necesarias para el país, logrando las mayorías necesarias para incluso, reformar nuestra Constitución.  Aunque el PAN pretende la paternidad de algunas, por supuesto las rentables, como la Energética, es claro que para bien o para mal quien responderá por ellas será Peña Nieto. Los clásicos chairos llegaron al extremo de inventar no solo efectos sino hasta textos que jamás se incorporaron a las reformas, sin embargo al debatir en el Congreso, sus posicionamientos más bien anunciaban su nuevo partido político con connotaciones de religiosidad, “MORENA”, anunciando reiteradamente una consulta popular que se traducirá a corto plazo en bandera política para las elecciones del próximo año. Sacaran el fantasma de Lázaro Cárdenas y sus motivos para la expropiación petrolera, adecuadas y vigentes en su momento, pero inaplicables en pleno siglo XXI. Lo que debe quedar claro es que en ningún momento se pierde o arriesga la soberanía nacional.

Ahora los países compiten por atraer inversión para la extracción de petróleo y generación de electricidad. Los resultados, sin duda positivos, de estas reformas los veremos en varios años. De inmediato no bajaran los precios.  Lo importante es que Peña Nieto, cumplió, consenso con los partidos políticos serios y logro aterrizar en el pacto por México esas reformas estructurales, destacando la Fiscal, Electoral, Energética, Educativa, Financiera, Laboral, Judicial, entre otras no menos importantes. Bien por México. Felicitaciones a los legisladores y sus partidos que las aprobaron. Nos toca a los mexicanos impulsarlas.

El colmo, la doble moral de algunos legisladores la pudimos apreciar al dar seguimiento a los posicionamientos en la tribuna. El Senador por Tabasco de la izquierda, Fernando Mayans, quien de ser un profundo opositor y haber etiquetado con todo tipo de calificativos la reforma energética, al votar las modificaciones en materia fiscal  petrolera voto a favor de ellas. El colmo.

Solo falta la reforma más importante, la de honestidad de algunos servidores públicos y juzgadores. 

 

hromero@correduria58.com