Auditoría Ciudadana

La Corte, ¿Imparcial?

Como buena, podemos definir la corta gestión de Peña Nieto, pero no todo es correcto, el tema fiscal no es el adecuado. El criticado régimen fiscal que absorbió a los llamados Contribuyentes menores, “Régimen de Incorporación Fiscal” RIF, es una maravilla a la que se oponen sólo los que amparados con una baja cuota fija amparaban operaciones multimillonarias sin control fiscal alguno. También hay medidas inconstitucionales y que generan molestia como la contabilidad electrónica o la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación relativa a la constitucionalidad del tope de las deducciones que puede tomar una persona física al formular su declaración anual, al considerar procedente el toparlas. Los que seguimos con especial interés las sesiones del Poder Judicial apreciamos dos posiciones, una apegada a derecho, en voz del ministro José Ramón Cossío Díaz, que señaló: “Al limitar el monto al que pueda ascender este tipo de deducciones, se causa necesariamente una distorsión en el reconocimiento de la capacidad contributiva de estos sujetos, cuyos gastos se verán topados con un monto fijo correspondiente a cuatro salarios mínimos elevados al año o el 10 por ciento de sus ingresos siempre el que resulte menor en comparación”.

Es clarísimo que establecer dichos topes viola el principio de proporcionalidad tributaria al limitar su deducción. Contrastante la segunda posición que refleja claramente el grado de prostitución pro gobierno en materia fiscal en que se ha venido convirtiendo la Corte, en voz del ex titular del SAT y ahora, válgame Dios, ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, llamado por grupos de fiscalistas el “Sat-ministro”, quien sin ningún recato defendió la limitación, el cual se refiere a la deducción que teníamos de pagos por honorarios médicos, gastos hospitalarios y fallecimiento del contribuyente y sus dependientes, entre otros. Los ministros olvidan que gastamos en médicos, hospitales y panteones, dado que el gobierno no nos otorga un adecuado sistema de seguridad social universal y decente, que el IMSS es claro no cumple siendo su obligación, tornando la no deducibilidad en un doble castigo. Mejor no te enfermes ni te mueras, no es deducible o te matan en el IMSS. ¿O qué opinas?.