Auditoría Ciudadana

Colima en un hilo

Nuestra historia de terror parecía tomar un giro interesante para los que estamos ávidos de su desenlace, ya habíamos reservado lugares para ver el campo de batalla en primera fila, ya que, según informaron los juglares, venía la reinita del gas acompañada de su ejército a tomar nuevamente su cargo como CEO en el reino del alegre Jorgito, a pesar de que los mortales no "sepamos" qué es eso de CEO. Según dijeron en menos de 24 horas tendrían sitiado el castillo y retomaría su trono, luego una semana, y después de un mes el respetable ya se aburrió, y no pasó nada.

Efectivamente, notamos que reforzaron el Castillo, los guardias afilaron su armamento y los entrenadores de reptiles daban las últimas instrucciones a los cocodrilos de la fosa que rodea el castillo y los alertaban de tener cuidado de no aceptar ningún alimento de las fuerzas enemigas, no les fueran a dar del mismo "veneno" que le daban al alegre Jorgito según su propio dicho, que ni los mejores alquimistas han podido determinar su contenido, sin embargo después de toda la tinta gastada por los juglares, quedó en otra escaramuza de los abogados de ambos príncipes.

Al alegre Jorgito no le preocupaba mucho el tema porque andaba de gira con sus vendedores de muchos niveles y algunos funcionarios de los tres poderes del reino que lo acompañaron al viaje gratuito, a pesar de ser delito el aceptarlo.

Si en verdad en un reino vecino se ordenó detener en las mazmorras del castillo a la reinita del gas, que malos son los guardias pretorianos que no han podido detenerla ni hemos visto los carteles pegados a los muros del castillo ofreciendo recompensa por proporcionar información que permita su captura, ni la vemos listada entre los más buscados, como toda buena historia de policías consigna.

En otro tema más mundano, ¡qué golpe a la democracia está provocando la anulación de la elección en Colima!, donde la novata fracción mayoritaria del Partido Acción Nacional en el Congreso del Estado además de demostrar su incapacidad, viola flagrantemente lo ordenado por el artículo 57 de la Constitución estatal al negarse a cumplir el texto de la misma y nombrar gobernador interino en los estrictos términos que la misma señala, ¿de dónde inventa la Presidente del Congreso Martha Leticia Sosa Govea que la elección se puede realizar el 13 o 20 de diciembre próximo?, los funcionarios del Instituto Nacional Electoral, órgano al que el Tribunal Electoral Federal encomendó la elección señalaron cuatro meses para organizarla, ¿cuál es la prisa de la Panista?

El Congreso vecino es un caos, la fracción mayoritaria del PAN no acato los términos de la sentencia del TRIFE y nombro de inmediato Gobernador interino, ya que la señora "medio" Sosa y su fracción interpretan la Constitución a su favor, por lo que se les ocurrió invitar a la sociedad civil a inscribir a sus candidatos y ya acuden a la oficialía de partes del Congreso a inscribirse, proceso convertido en charada puesto que la constitución habla de ternas no de solicitantes, y ya se inscribieron hasta payasos, mando mi solicitud. El primero de noviembre debe existir un Gobernador interino y no hay condiciones ni voluntad de la fracción del PAN para resolver civilizadamente el interinato.

El PRI denuncio ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, en base a la propia sentencia del Tribunal Electoral no solo al culpable de la anulación de la elección, el ex Secretario Rigoberto Salazar, que tendrá que declarar e informar quién le ordenó, no solo violar la ley, sino además reconocer a propósito su voz ante el Congreso del Estado, argumento que bastó para anular la elección donde triunfaba un candidato que debían impedir llegara al poder a como diera lugar.

Otro denunciado fue el candidato del PAN Jorge Luis Preciado, ya que a juicio del TRIFE cometió delitos electorales, motivo por el que en el PAN evalúan seriamente que sea el abanderado en la nueva elección.

Hay rumores que ya se decidió en el Distrito Federal todo esto.

Felicitaciones a la PGR, se fajó los pantalones y ya está aplicando la ley en el caso de los maestros disidentes, ya era tiempo.