Auditoría Ciudadana

Cerremos filas

El ataque artero y vil efectuado contra ciudadanos y bienes de particulares no es un tema menor,  los agredidos fuimos los ciudadanos, no las autoridades, por lo que no se vale que algunos políticos traten de sacar ventajas electorales de estos sucesos, tanto del lado del Gobierno del Estado minimizando los hechos como del candidato de Movimiento Ciudadano a la Presidencia Municipal de Guadalajara, quien atacó al Fiscal general como si ese personaje fuera el organizador de dichos ataques. Era de esperarse que después de la emboscada tendida a los elementos de la Fuerza Única en las cercanías de Puerto Vallarta, el Ejército, la Marina y las Policías Federal Preventiva y la Estatal, lanzaran una ofensiva con el propósito de capturar a Nemesio Oseguera, mejor conocido como El Mencho, sujeto que, al menos en los informes de inteligencia, es el líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, grupo que, al menos en nuestro estado, lleva meses asesinando funcionarios públicos y a cualquiera que se les oponga en sus negocios. Días antes cayo en Puerto Vallarta Abigael Gonzalez valencia, El Cuini, y esto trastocó los intereses internos de ese grupo delincuencial; lo malo es que no querían detener a ese personaje quien según autoridades no tiene, o goza, como dijeron algunos, de ninguna orden de aprehensión, por lo que les urge extraditarlo. 

Las autoridades no han explicado con veracidad cómo se dieron los hechos, pero como dijera aquel gobernador culto de nuestro Estado, “haiga sido como haiga sido” la respuesta del grupo delincuencial al intento de detención del Mencho, fue organizado, contundente y violento, por lo que queda claro, que el mismo fue planeado con meses de anticipación. Creo que es imposible organizar actividades que rayan en el narcoterrorismo sin armas, vehículos, seguridad, equipos de comunicación, y personal colocado en los puntos estratégicos previamente seleccionados, sin una logística muy preparada. Yo dudo, como lo afirmó el Gobernador que esto fuera un simple vandalismo realizado por personas bajo el influjo de drogas. Y si fue así, ¿por qué no los pudieron detener fácilmente?, preguntaríamos. Si el fin del operativo fue proteger la huida de su líder, parece que fue efectivo; si su fin era solo causar miedo entre la población y en parte hacer quedar en ridículo a nuestros políticos, parece que también lo lograron. Lamentablemente esto no paró en daños a las cosas sino que además contabilizo más vidas humanas de nuestros hermanos de las fuerzas de seguridad a quienes nuevamente debemos un sincero homenaje, ya que estos han dado la vida por ti, por mí, por nuestros familiares y amigos y por la seguridad de nuestros bienes. 

Tampoco se vale que algunos líderes empresariales, a solicitud del impopular Secretario de Promoción Económica, declararan que los negocios no fueron afectados por los también llamados narcobloqueos, solo les invitamos a darse una vuelta por los destinos turísticos e informarse cuánta gente presa de miedo canceló sus reservaciones para el puente vacacional. La zona metropolitana quedó desierta no porque la población estuviera de vacaciones sino porque la gente se resguardó en sus hogares al no contar con oportunas informaciones de las autoridades competentes, situación que se reflejó en los restaurantes y comercios notablemente.

¿Tienen responsabilidad en esto nuestras autoridades?, no lo dudo, pero estos grupos crecieron al amparo de sexenios anteriores, pero también tienen la culpa las federales, tienen la culpa los encargados de las aduanas que dejan entrar por sus garitas enormes contrabandos de armas, el colmo que estos narcoterroristas estén mejor equipados y armados que muchas policías municipales, tenemos todos la culpa, ya que nunca denunciamos actividades sospechosas, por miedo o por conformismo, por lo que debemos entender que en estos momentos de ataque a nuestra sociedad, lo único que debemos hacer es unirnos en torno a las autoridades establecidas y apoyarlos en todo lo que esté de nuestra parte. Ya después veremos si en verdad alguien debe renunciar, y señores candidatos, no lucren electoralmente con estas situaciones que nos agravian a todos.

Bienvenido el General de División Diplomado de Estado Mayor Miguel Gustavo González Cruz a la coordinación del Operativo “Operación Jalisco” tiene mucho trabajo por realizar y aclarar a la ciudadanía si existen funcionarios coludidos con estos grupos. También debe investigar el motivo por el que civiles y aeronaves no militares han utilizado la Base Aérea militar, como es el caso de una empresaria que, temerosa de contar con una orden de detención, no llegó al aeropuerto civil para entrevistarse con políticos y abogados. ¿Quién le facilita eso?, ¿Quiénes más utilizan dichas instalaciones, no será un problema de seguridad nacional y aduanero?

 

hromero@correduria58.com