Auditoría Ciudadana

¿Cambios en el gabinete?

Anunciados con bombo y platillo cambios en el gabinete quedamos decepcionados, ya que más pareciera que se trató de reacomodos del equipo compacto del gobernador ante la presión del CEN del PRI por la ya cercana elección de gobernador en nuestro Estado. No se dieron los cambios que le urgen al Estado, por lo que seguirán a medio vapor mientras la oposición se fortalece. Otro de los cambios que nadie entendió fue el equipo nada homogéneo que regirá los destinos del Comité Ejecutivo Estatal del PRI. Queda claro que este equipo solo operará hasta que exista candidato a la gubernatura definido, al que se le debe entregar un partido en condiciones de operar, sin pasivos, que haya compuesto su relación con todos los cuadros priistas, incluso a los que se dejó colgados de la brocha en la última elección. Imponer a los candidatos cuadros en las dirigencias ha sido causa de derrotas electorales. El mejor ejemplo lo tuvimos en la pasada jornada electoral de Colima, no fue hasta la segunda elección cuando se le entregó el PRI estatal al candidato, disponiendo éste de muy poco tiempo para armar su equipo electoral y jurídico.

Uno de los grandes errores del PRI Jalisco fue, entre muchos otros, desaparecer de facto al Instituto Político Empresarial de Jalisco (Ipejal), ya que, al aproximarse la elección de gobernador pasada, mediante un burdo golpe, tomaron de facto, no empresarios, ese organismo, condenándolo a su desaparición a pesar de ser un órgano previsto en los estatutos de ese partido político. Muchos empresarios dejaron de apoyarlo. Uno de los artífices de ese golpe fue el entonces senador Raymundo Gómez Flores, quien ahora, tiene su corazón más cercano a Movimiento Ciudadano.

Y ya que estamos hablando de ese personaje, debo señalar que de los ayuntamientos de la Zona Metropolitana de Guadalajara la calificación a la mejor gestión, según importantes encuestadoras, corresponde con un margen muy alto a Pablo Lemus, en Zapopan, sin embargo, una de las cosas que le reprochan los electores, y más cuando el tema de la contaminación vehicular se vuelve prioritario, es el motivo por el que no se obliga a los fraccionamientos de Puerta de Hierro y Valle Real y otros, ligados a Raymundo, permitir el libre tránsito de vehículos y personas por las avenidas principales y parques públicos de dichos fraccionamientos, no obstante que fue promesa de campaña de Lemus. Ningún particular pude impedir el acceso de ciudadanos, limitando el derecho humano de libre tránsito, a áreas de cesión municipal ya entregadas al ayuntamiento, y menos con el uso, como se estila en esos y otros fraccionamientos, de fuerza pública. Si se permitiera el tránsito por esas avenidas públicas se disminuiría considerablemente los problemas viales de las zonas donde están enclavados.

Pero además, violando la ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares se toman fotografías de las credenciales para votar con fotografía y fotos de los vehículos y personas, sin que en realidad se dé a conocer el manejo final de esa información y sus diversos usos, ya que ningún fraccionamiento tiene en su acceso su aviso de privacidad, debiendo intervenir el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) regulándolos, ya que además de estar limitando el acceso a vías públicas no se conoce el destino y cuidado de nuestra información personal y confidencial que obtienen en los accesos.

Esperemos que el gabinete de Pablo Lemus, actué, a solo que exista un acuerdo en lo obscurito, y obligue a esos y otros fraccionamientos a entregar al pueblo de Zapopan la libre circulación de esas vialidades públicas, en beneficio de todos los zapopanos. Debo distinguir para que no se confunda que el acceso público debe ser solo a las avenidas y parques y áreas públicas (áreas de cesión) de los fraccionamientos, ya que la entrada a los cotos sí debe estar prohibida al ser éstos, condominios privados.

Otra cosa que le critican en Zapopan es la pasividad con la que han tratado el necesario despido de la directora de Protección Animal, ya que a pesar de no reunir los requisitos para ocupar ese puesto y haber usurpado profesiones, ahí sigue tan campante.

hromero@correduria58.com