Auditoría Ciudadana

Auditoría Superior

Jalisco paulatinamente desvió su curso y entró en un proceso de incertidumbre social, desprestigio internacional y carencia de instituciones sólidas que permitan una reversión a este fenómeno de la manera que el pueblo esperaría.

¿Cuál será la piedra angular del descarrilamiento de nuestras instituciones? ¿Qué órgano fue la manzana podrida que contamino a las demás?

Montesquieu, en su obra El Espíritu de las Leyes ideó un sistema tripartita, en base al cual cada poder público ejerciera contrapeso sobre el otro, ¿pero qué sucede cuando nuestro sistema se torna disfuncional en su conjunto?

El pueblo requiere de un órgano que transparente la función pública. En Jalisco este órgano es el Itei, el cual exponencialmente ha mejorado, consolidándose bajo la directriz de Cynthia Cantero P. como una institución que paulatinamente adquiere el voto de confianza de la gente.

Pero aún faltan los ojos que permitan a la sociedad vigilar desde un punto de vista técnico, la aplicación de los recursos públicos, cubiertos con nuestros impuestos, recursos que nos pertenecen a todos y que son el resultado de nuestro trabajo, los cuales si no son aplicados correctamente sería mejor no aportarlos.

Ante tanta corrupción, impunidad y sobretodo pésimo manejo de los recursos públicos, en 2003 se expidió la Ley de Fiscalización del Estado de Jalisco, creando un órgano que aparentemente vendría a mejorar el funcionamiento de nuestro Estado, con la intención de evitar que algunos diputados lavaran cuentas públicas a cambio de favores políticos de sus partidos. Este órgano es la Auditoría Superior del Estado de Jalisco.

La intención del legislador quedó en el Diario de Debates, pues la Auditoría no se convirtió en ese órgano técnico que auxilie al Congreso del Estado en la tarea de fiscalización, otorgando a la ciudadanía seguridad jurídica, transparencia y vigilancia sobre el manejo de recursos públicos, sino todo lo contrario, es el ejemplo de cómo en nuestro país las instituciones, por muy bien cimbradas que se encuentren en la teoría, en la práctica se pudren de manera acelerada.

Este órgano, dotado de autonomía técnica y de gestión, no corrió la misma suerte en cuanto a su autonomía política. Para la designación del auditor, los diputados de todos los partidos lo eligieron y protegieron de acuerdo a intereses particulares y en defensa de sus colores, pues no quieren que se vean afectadas sus cuentas públicas o las de sus colegas de partido.

Su titular, Alonso Godoy, se ha convertido en el símbolo de la opacidad, en la antítesis de la teleología del órgano que dirige y además ha solapado el saqueo de las arcas públicas, situación que ha motivado a que la ciudadanía en su totalidad se inconforme con su labor. Esta inconformidad concatenó que en las afueras de la Auditoría se reservara un "carril exclusivo para la corrupción", sin mencionar aquella ocasión en que una organización ciudadana tuvo la creatividad de ilustrar a este impopular sujeto como una rata gigante en la rotonda de los hombres ilustres, como una muestra de humor negro y sátira a la deficiencia de nuestras instituciones.

Deficiencia importante es la duración del encargo, ya que si bien es cierto, cuando se pensó en la creación de este órgano, la intención fue dar continuidad a quien lo represente, ahora la longitud de este periodo se ha tornado contraproducente, pues el auditor ha hecho de nuestro estado el plato del cual se sirve con la cuchara grande, alcanzando el reconocimiento como una de las autoridades públicas más difamadas y vituperadas del sistema político nacional, ya que incluso las irregularidades y desfalcos de todos los demás tienen hasta cierto punto participación o protección de este ya cada vez más reconocido sujeto.

¡Basta de tanta impunidad! es momento de actuar y exigir a los nuevos diputados la designación de alguien ajeno al medio político, amplia solvencia moral, preparación adecuada y que desafíe el encargo con total convicción de hacer frente a la podredumbre que envuelve a nuestro sistema.

P.D.: En Zapopan si hay aumento de predial, esperemos que en la próxima sesión las fracciones representadas en Cabildo lleguen a un acuerdo en beneficio de los ciudadanos y modifiquen el proyecto de Ley de Ingresos, o en su caso se hable de frente a la ciudadanía.

hromero@correduria58.com