#ANDO Moreleando

Hablemos sobre feminismo

Hace una semana expuse la inequidad de género como una problemática generada por violencia ejercida social, cultural, y estructuralmente. Me gustaría aprovechar la oportunidad de esta semana para hacer la propuesta de una solución no inmediata, pero necesaria.  

Esta debe venir de aquellos actores en quienes reside el poder que permite que exista en inicio un conflicto. Y todos cargamos un poco de responsabilidad en esta problemática. ¿Cómo solucionar un conflicto violento generado por las principales estructuras de poder en México y la sociedad misma?

Mi propuesta es sencilla: Hablemos sobre feminismo. Perdámosle el miedo a este término manchado de tantas ideas erróneas. El feminismo busca el reconocimiento de las mismas capacidades y derechos para ambos sexos: nada más, nada menos. Hablemos sobre masculinidad tóxica: aquel modelo de virilidad construido en base al dominio y control. La masculinidad tóxica es un concepto que engloba aquellas ideas erróneas y exigencias sobre lo que un hombre debe ser. Los hombres no lloran. Los hombres son estoicos.

No deben demostrar cualidades que usualmente se atribuyan a lo femenino (sensibilidad, empatía, calidez) porque, de hacerlo, serán condenados. Los roles socialmente construidos que refuerzan la violencia cultural y directa afectan a hombres y mujeres por igual. Ante la inequidad perdemos todxs, incluso quienes tienen más acceso al poder. 

En medida que el tema vaya siendo dialogado estaremos modificando nuestras percepciones, comportamientos, y discursos culturales y, si somos afortunados de facilitar que tengamos los diálogos adecuados respecto al tema, tendremos el motor para exigirle a las estructuras de poder el reconocimiento de estos mismos derechos para todxs.  

Cuestionemos y sumemos. Y sobre todas las cosas: no nos detengamos en la reflexión. Debemos hacer práctico el aprendizaje logrado. La próxima vez que escuches a un hombre expresando sus sentimientos: valídalos.

La próxima vez que seas testigo de un ataque: documéntalo y denúncialo. Guárdate ese piropo innecesario que nadie pidió. Respeta. La próxima vez que veas a alguien rompiendo paradigmas y destruyendo estereotipos, celébralx en vez de condenarlx. Sé ese catalizador de cambio que eduque mediante el ejemplo. 

El camino a la equidad está en nuestra cultura. 



@moreleandotrc