#Andomoreleando

La violencia, ¿somos responsables?

Con toda esta ola de violencia, inseguridad y secuestros que ocurrieron los últimos años en La Laguna me he dado cuenta que muy sutilmente, que me he sentido una víctima de la situación y constantemente estoy lanzando o “echando” culpas, lo cual es una total evasión de responsabilidad. ¿A qué me refiero? A que yo también soy responsable de la situación y participo en esto. Habrá quienes tomen esta postura: “Yo no soy responsable de la violencia, si yo no hice nada, yo no me meto con nadie y hago las cosas bien” pues les quiero decir a este tipo de personas que también son parte del problema  lo quieran ver o no. ¿El no hacer nada también es participar en el problema?Voy a poner un escenario que puede sonar algo impactante y ofensivo para muchos, y les pido una disculpa de antemano, pero lo hago solo para que podamos ver un punto. Imaginen este hipotético  escenario: Un niño de 6 años golpea con una piedra a otro niño de la misma edad. (Pongo el ejemplo de un niño de 6, primero porque la mayoría de los adultos tiene la fuerza física para detener este acto y segundo porque en mi opinión cuando nosotros los adultos estamos siendo violentos estamos actuando como unos niños de 6 años).Piensen que si no hacen nada este pequeño puede llegar a matar al otro. Les pregunto: si no hacemos nada, ¿somos responsables de esta muerte?  Quizá haya personas que crean que no, por la simple excusa de “yo no hice nada” o “yo no fui, fue él”. Le pongo un grado más fuerte a este ejemplo, ¿qué pasaría, si veo este acto y decido sentarme a observar en mi sillón comiendo palomitas? ¿Soy responsable? ¿Es inhumano el que haga esto?  ¿Que si solo me quedo parado paralizado de la sorpresa y el horror y no hago nada?   ¿Soy responsable de la muerte de esta criatura?  Al final de cuentas el resultado es el mismo: un niño asesina a otro niño y yo no hice nada.  En los tres escenarios tuve la fuerza física para detenerlo y decidí no hacerlo, en nada cambio si soy un sádico enfermo que me pongo a comer palomitas disfrutando del evento a si soy un “persinado” humanitario que me quedé aterrorizado por lo mal que esta nuestra sociedad y al final no hice nada.En mi opinión, en este ejemplo, somos responsables de la muerte de este niño si no detenemos este horrendo acto. Yo (y espero que todos lo que leen esto) detendría al niño de inmediato porque tengo la posibilidad de hacerlo. Ahora cuando se trata de violencia a mayor escala y ya no es un chiquillo, sino un grupo de gente armada, la situación de detener esto es más compleja. Obviamente si trato de detener algún asesinato, pues en lugar de tener un asesinato tendremos dos, el de la primera persona y el mío, no es la mejor opción. ¿Qué hacemos? Quizá quieren que yo les de una respuesta clara y concisa de que hacer, de nuevo, esta es otra forma de evadir responsabilidad, el buscar que alguien nos diga que hacer y así aniquilamos nuestra potencia y liderazgo. Este tema de la violencia es sumamente complejo, y el motivo de mi texto y este ejemplo fue para que todos reflexionemos y nos cuestionemos como participamos en esta sociedad. Es mi punto de vista que un paso hacia adelante sería el de humanizar a todas las personas. Me despido con esta frase del gran Fiódor Dostoyevski  «El grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos.» 


@moreleandoTRC/@gustavoaizcorbe