#Andomoreleando

La percepción del pueblo

¿A quién le gustan los debates políticos? A mí no. En realidad no les veo el punto fuera de que se parecen a la rueda de prensa previa a alguna pelea de box para calentar los ánimos y hacer más emocionante el espectáculo. ¿Quién gana los debates?

¿El más bueno para criticar y sacarle los trapitos al sol al otro? La verdad es que parecen niños de kínder peleando al “tú más”.  Lo que queremos es alguien que sepa hablar, ¿no? ¿Cómo sabemos quién es el que mejor habla?

Déjenme les pregunto algo: ¿Creen que los estafadores profesionales hablan bonito? ¿Creen que son carismáticos? ¿Creen que hablan con seguridad?

¿Creen que inspiran confianza? ¡Claro que sí!  Sino no podrían estafar a nadie.

Si titubearan y fueran antipáticos, no podrían venderle nada a nadie. En mi opinión no necesitamos a un presidente que hable bonito sino uno que sepa gobernar.

Los discursos  pierden su credibilidad porque final no sabemos qué tanta honestidad hay dentro de lo que dicen ya que va cargado con la intención de vender su producto y ganar. No es el mismo discurso que el de un empresario consolidado que te platica sus experiencias de vida, o el de un ex presidente que te platica lo que paso y sin algún interés de llegar al poder.

El gran problema es que nos dejamos ir por las apariencias y por la imagen.

No cuestionamos nada, y nos embobamos por los líderes de opinión de moda.

Nos emocionamos por como hablan, como  van vestidos, que dijeron,  con quien se juntan etc... Por eso somos la presa fácil para venderle un candidato, porque nos creemos todo (también el que juega el jueguito de no creer nada, ya que no cuestiona y pierde profundidad). Se escuchan las leyendas  que algunos partidos compran votos en colonias marginadas con solo una torta y una coca. En este caso por lo menos tienen algo de contacto físico y una negociación, aunque sea leve. Al otro grupo de personas, es más fácil “comprar” su voto,  solo necesitas crear una imagen que sea carismática, usas a los medios de comunicación y listo misión cumplida, no tienes que ir personalmente a convencerlos. Somos los borregos por excelencia, y por ende parte de este cáncer del que tanto nos quejamos.


@gustavoaizcorbe, aizguz @MoreleandoTRC