#Andomoreleando

Blofear en México para ser mejor

¡Hola! ¿Vives la vida para pagar tu casa, tu ropa, tus muebles, tus joyas? ¿O para aprender, crecer, amar, aportar, llenar el alma?¿En que prefieren invertir? ¿En una experiencia de vida, un viaje, educación, un libro? ¿O quizá en una casa, un auto, en joyas, en mesas de antro carísimas, o mejor dicho en blofear?  Me pruebo alas segundas personas y tal pareciera que no viven para ellas, sino son esclavas de la admiración de otros. Si traigo un Ferrari en México,  me puedo inventar que lo compre porque adoro los carros, los motores y una bola de historias para justificar la compra del auto (o podría ser más honesto y decir que me encanta fanfarronear); el auto quizá valga 5 millones de pesos en un país donde el salario mínimo está alrededor de $73 pesos el día, quizá a algunas de estas personas les pueda causar mucha molestia el hecho de que tenga que trabajar casi 70 mil días o  188 años sin gastar nada para poder comparárselo ellos…

Y,¡ojo! yo creo muchísimo en que cada quien puede hacer lo que quiera con el fruto de sus esfuerzos, ¡lo que sea!, si quieren quemar su dinero o comprarse todos los diamantes del mundo para llenar una alberca, la gente está en su derecho total, porque ellos se lo ganaron con el sudor de su frente (asumiendo que no se lo robaron) pero¿será lo más humano?  ¿Sera lo más humano manejar mi auto en un país donde aún existen las casas de cartón? ¿Cuál será la diferencia entre la gente más materialista y los que deciden aportar más sus recursos en pro de la humanidad?A mí me encantan los avances de la tecnología y más los que nos dejan acortar distancia y formas de comunicarnos entre nosotros más rápido como un avión o un celular.

Lo que si repruebo totalmente este frenesí de materialismo sin sentido, porque materialismo con sentido seria el ejemplo de la persona que tenga su avión privado para poder acortar distancias y aportar más a la humanidad, eso sí lo aplaudo. Ahora que lo menciono, creo que lo que nos falta es más sentido de nosotros mismos, autenticidad y saber quién realmente somos, pero se necesitan “huevos” para llegar ahí, algo que nos falta mucho en este país. 


@gustavoaizcorbe, aizguz