Voces Ibero

La semana de colores

“Sus palabras sombrías se separaron del estrépito del agua y de la espuma y se fueron zumbando entre las ramas”

En 1964 Elena Garro publica La semana de colores, libro de cuentos editado por la Universidad Veracruzana.  La colección homónima  da títuloal cuento, es un relato lúdico y fantástico pero también siniestro: “Había días mejores para morir. El martes era delgadito y transparente. Si morían en martes, verían a través de sus paredes de papel de china, los otros días, los de adelante y los de atrás. Si morían en jueves, se quedarían en un disco dorado dando vueltas como los ‘caballitos’ y verían desde lejos a todos los días”.
Se describe a través de un narrador omnisciente un mundo anclado en los conceptos de la fantasía y la tradición mexicanas  y al cual pocos pueden acceder,  las niñas lo logran desde su perspectiva y noción de  lo mágico y lo imposible-posible. Es una narración que funciona como hilo conductor para el desarrollo de otras ficciones, genera historias alternas que se hilan a partir de la fantasía principalmente y través de los personajes Eva y Leli, - quienes van a seguir protagonizando otras fábulas de Garro en otra de sus colecciones, como Andamos huyendo Lola. Tienen papel fundamental los criados Candelaria y Rutilio quienes comparten un mismo sentido del tiempo, un tiempo redondo e inamovible de la realidad contra el otro paradisíaco de la fantasía y la magia.“Las semanas no se sucedían en el orden que creía su padre. Podrán suceder tres domingos juntos o cuatro lunes seguidos”.
Al final del cuento sabemos que las dos niñas conocen a través de la voz de un muerto el secreto de la semana de colores que en sí pertenece a otra cosmogonía.
La casa de Don Flor es misteriosa, redonda,perfecta, mística y total; contiene en su interior todos los colores, poca gente puede verlo, sólo cuando les aquejan penas,él es un ser misterioso y mágico. Las niñas son capaces de observar  desde una colina a los días (personajes) tejer sus canastas y a Don Flor con ellos, sin que las descubran.
Esta colección de cuentos incluye La culpa es de los Tlaxcaltecas - el relato más difundido y antologado de Garro por la maestría con que la escritora logró trenzar dos ficciones (una situada en la época de la conquista de los españoles y la segunda en los años 60), da como resultado un relato fantástico sumamente particular y conciso. Es tan notable y perfecto que la colección La semana de colores toma su nombre. ...me ha interesado sobre todo tratar el tema del tiempo, porque creo que hay una diferencia entre el tiempo occidental que trajeron los españoles y el tiempo finito que existían en el mundo antiguo mexicano. Siento que esa combinación ha dado una temporalidad especial a nuestra cultura y yo quisiera dar esa nueva dimensión.


guiomara.alvarado@iberotorreon.edu.mx