Entre pares

¿Un ovni descomunal sobre el Santa Catarina?

Con ruidosa publicidad, pero opaca en difusión de detalles, se promueve como en el Viejo Oeste la colonización inglesa del cauce del río Santa Catarina asociada a un segmento de la IP regia; la edificación de un nuevo estadio que en la maqueta virtual semeja un gigantesco ovni posado sobre la ciudad, del cual se dice —sin sustento más allá de la afirmación— que revitalizará la "marca Monterrey".

De orígenes tan difusos como la confusa sintaxis de los promotores: "Tú lo pones que el estadio se llame así y me permites poner esto, es tanto; entonces teníamos apalabrada la inversión del estadio" (¿¿??). Hoy nada se sabe de las utilidades para el constructor ni cómo se adjudicaría la tenencia de la propiedad a un consorcio inglés sobre un cauce federal mexicano, y en su caso cuál sería la contraprestación. Más aún: abiertas las cotas del río para la IP ¿cualquiera podría reclamar un tramo del Santa Catarina para sí? ¿O sólo Sinergia Deportiva y los ingleses?

Se trata de uno de esos proyectos oscuros en sus orígenes, desarrollos y últimos alcances, donde se echa a rodar una bola de nieve que se espera adquiera dimensiones que lleven al Gobierno y a la población a un dilema de aceptación simplificado (el Fórum de las Culturas del que hoy nadie se acuerda, también como este estadio, iba a "colocar a Monterrey en el centro de la atención mundial", cosa que ni en la ceremonia inaugural consiguió).

A ser edificado en alguna parte aledaña al centro de Monterrey, no se sabe bien a bien cómo contempla la ingeniería pluvial del proyecto sortear las caudalosas aguas broncas del Santa Catarina que inundan su cauce cada vez que un huracán azota la ciudad. Se dice que el estadio sería asentado sobre enormes pilotes anclados a las márgenes del río (las que ya están ocupadas por vialidades) y que hasta "el escombro potencial ha sido tomado en cuenta".

Dado que por lo menos en más de cuatrocientos años, una y otra vez, el Santa Catarina sí ha desbordado sus márgenes y ha arrastrado cuanto lleva consigo en su cauce, a muchos resulta difícil imaginar que efectivamente un estadio puede ser ubicado por encima del cauce del río sin que lo destruya, justo en el punto donde sus aguas cuando corren por él, alcanzan velocidades superiores a las de las Cataratas del Niágara.

Por eso el proyecto, que en las maquetas virtuales luce como un pesado ovni de grandes dimensiones posado sobre Monterrey, y que modifica totalmente el escenario citadino, tiene que franquear en la opinión pública la primera barrera de convencimiento impuesta por la naturaleza. Por lo pronto a Óscar Bulnes, ex secretario de Obras Públicas de NL, el proyecto le ha parecido "una estupidez, la más grande que pueda existir".

Desafortunadamente, la Conagua, no parece haber tomado muy en serio el asunto, pese a que las aguas del Santa Catarina y todo lo relacionado con ellas son de su jurisdicción. Una posibilidad es que la dependencia esté guardando un silencio cómplice para dejar crecer las expectativas. O bien que ya esté todo apalabrado.

Hay otros problemas a resolver. Se habla de un estadio que sería para uso primordial del equipo de futbol Tigres, el cual es propiedad de la Universidad Autónoma de Nuevo León, la cual lo tiene franquiciado bajo condiciones leoninas para sí misma a un ente privado. Habida cuenta que por estas fechas debe renegociarse el oneroso contrato, ha sido por demás impropia la forma de presentar este proyecto sin contar siquiera con el aval de la UANL o de un contrato renegociado con ella. Por fortuna la UANL ha declarado que las cosas no son tan sencillas y que la institución ni siquiera ha sido enterada formalmente de los planes del estadio a construir.

Ya que la UANL es una entidad pública y ciertamente autónoma, la sociedad entera deberá estar muy vigilante de lo que se pretende detrás de estos proyectos faraónicos que pueden atentar contra el patrimonio de la magna universidad de la entidad, y —lejos de reforzar la "marca Monterrey"— representar una pesadilla ecológica para los ciudadanos.


gcolin@mail.com