Código de Ingreso

Que se vaya mucho a Luanda

Sentimientos encontrados dicen; pues es verdad, existen. Mi vecina, a pesar de su edad está pensando en empezar de nuevo, lejos de la colonia con todas sus comodidades e inseguridades, y de la ciudad que la vio nacer y recibe de ella quejas por lo cara que está la vida.

No para, y a veces mi paciencia cede y se convierte en fastidio. La vecina se enoja de lo costosa que es la electricidad, el agua, el servicio de limpieza, sus grandes cuentas de celular por bajar videos que la entretienen y las propinas que van desde el viene-viene, pasando por el adulto mayor que le guarda su compra en el supermercado, hasta las mordidas que da al policía de tránsito por pararse en rayas peatonales o estacionarse en doble fila.

Pero, qué tal si la vecina se pudiera ir a un lugar lejos y recóndito del planeta, en busca de mayor olgura económica, como lo hacen miles y millones de ciudadanos del mundo que dejan sus raíces por trabajo, exilio político o alguna otra razón personal, como tratamientos médicos o falta de oportunidades.

Tendría que realizar una investigación de los lugares en donde pudiera vivir, Pero se sorprendería de los resultados y entonces, quizá, abandonará la idea de irse, en este momento tengo claros los sentimientos encontrados, me gustaría tener lejos a una vecina que le molesta hasta el ladrido de un perro, pero me entristece pensar que lo anterior no sucederá.

Y aunque puedo mostrale la Encuesta de Costo de Vida de Mercer, Rankings mundiales 2017, para que se dé una idea, mejor lo comparto solo en este espacio, a discreción. Me sorprende leer que para los migrantes la Ciudad de México es más cara que Monterrey; pero estas urbes mexicanas no son las más costosas, ocupan los lugares 169 y 197, respectivamente, del ranking que enlista a 209 lugares para vivir.

La firma consultora de recusos humanos Mercer revela en su trabajo que Luanda, capital de Angola, es el sitio más caro para que foráneos lleguen a vivir; el año pasado, esta ciudad se encontraba en segundo lugar, después de Hong Kong que ahora ocupa la segunda posición, le siguen Tokio, Zúrich y Singapur, en ese orden.

El estudio cita que algunos factores como la inestabilidad de los mercados inmobiliarios y el impacto de la inflación sobre los bienes y servicios contribuyen al costo total de los negocios en el entorno global. Sin aminorar que enviar empleados al extranjero ofrece muchas ventajas personales y para las empresas. “La movilidad se ha convertido en un componente esencial de la estrategia de talento global de las organizaciones multinacionales”.

Y bueno, si se piensa en cercanía, debe tomarse en cuenta que detrás de las ciudades más caras para que un extranjero viva son Nueva York, San Francisco y Los Ángeles, lugares 9, 22 y 24, respectivamente, del ranking. Chicago se enlista como el 32 (subió dos posiciones respecto a 2016), Boston en 51, Portland en 115 y Winston Salem en 140, lugares que para un expatriado resultan de mucho sacrificio económico.

Y como dicen los expertos, si se trata de una inversión redituable bien lo vale, pero si como mi vecina solo anda inventando qué hacer, pues no.

@lupitaromero

guadalupe.romero@milenio.com