Código de Ingreso

Aromático, ácido y con cuerpo

Empecemos por los datos duros, como dicen algunos, quizá ahí está la nota que a todos interesa, pues aquí están y son realmente pesados en el registro de la actividad económica del país: México ocupa el lugar 14 entre los grandes productores de café a escala mundial, los campos cafetaleros son trabajados por más de 500 mil productores en 12 entidades y al año el valor de este mercado alcanza 20 mil millones de pesos.

Sin embargo, hay historias que contar más allá de los números, como dice mi vecina cada que entra a su casa llena de recuerdos: “si estos muebles hablaran”. Si cada una de las millones de tazas o vasos de café contaran los negocios, peleas, esperas, romances, traiciones, infidelidades, amistades, ocios, trabajo, tareas y rencuentros, de las que son testigos, serían enciclopedias humanísticas.

En una ocasión conocí al chofer de uno de los grandes panaderos del país, quién esperaba a su jefe frente al hotel donde “el patrón” tenía una cita, “chiquitiando” sorbo a sorbo un capuchino en una cafetería. Con él platiqué y me enteré de lo feliz que le hacía al jefe comer en su casa y muy poco en una cita de negocios.

Un día frío de invierno compartí una mesa saboreando un café veracruzano con un orgulloso sonorense que se preparaba para acompañar a su amigo hacia la Presidencia del país, el entusiasmo con el que hablaba de su franco y soñador candidato solo duró unas semanas, una bala más humeante que el café cuartó sus planes.

También un día caluroso en medio de la selva fui afortunada al compartir un jarro de café de olla en Chiapas con una vieja sabia de un pueblito a 5 km de San Cristóbal, el aromático más exquisito que he probado en la vida. En la plática, la mujer me contó muchas historias de los jornaleros que cada año llegaban a la recolección de los cafetos. Hombres y mujeres curtidos por el sol que por unos pesos, techo y comida, cantaban entre los surcos y daban gracias de sus frutos. Apreciable lector, ¿cuántas anécdotas e historias recuerdas haber armado tras un buen trago de un equilibrado y ácido café?

Datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, refieren que la producción de café fue de 22 millones de hectáreas durante 2015, lo que generó un beneficio para los pequeños y medianos productores y sus familias. El año pasado se produjeron 3 millones de sacos de 60 kilos y la meta de la Sagarpa es empujar la producción de 5 millones de sacos del producto hacia 2018.

Por esas y otras metas los apoyos no se hacen esperar, como la octava edición del Premio Sabor Expo Café que se hará del próximo 31 de agosto al 2 de septiembre en la CdMx, en el WTC, para reunir a productores, especialistas, baristas, compradores locales y extranjeros, y degustadores, además de representantes de los distribuidores y empresarios del café. En el país se calcula que existen más de 70 mil cafeterías formales.

Según datos de Euromonitor Internacional las cafeterías venden alrededor de 22 por ciento del producto que se consume, y generan una derrama económica de 683 millones de dólares. El resto de la producción se exporta y se comercializa para alimentos y consumo en hogares y negocios. Los grandes también apoyan, la suiza Nestlé comprará mil 380 toneladas de café poblano, por 70 millones de pesos. Puebla, después de Chiapas y Veracruz, es la mayor productora del aromático.

Ya se me antojó prepararme un cortado, aquí la dejamos.

@lupitaromero

guadalupe.romero@milenio.com