Columna Invitada

Fuerza Única

Legítimo interés despertó en la opinión pública que Jalisco apareciera en la lista de las cuatro entidades marcadas como prioritarias para la implementación del mando único que anunció hace unos días el presidente Enrique Peña Nieto.

La noticia causó sorpresa, incertidumbre o una mezcla de ambas. Generó cuestionamientos que se solventan con la premisa de la acción correctiva en el caso de Guerrero, Michoacán y Tamaulipas; y la acción preventiva en el caso de nuestro estado.

La idea preventiva en Jalisco tiene sustento: 1. No se presenta la descomposición social e institucional que se ha visto en las otras tres entidades; y 2. Ya se tiene camino andado en lo que refiere al Mando Único, actualmente mil 50 elementos, reclutados de todo el estado con el consenso de los alcaldes, operan en la Fuerza Única.

Ambos razonamientos no son casuales, sí causales. A inicios de 2013 la situación de nuestra entidad respecto a la descomposición en el estado vecino de Michoacán y el efecto involuntario del combate a células criminales que vino a fortalecer colateralmente a un grupo delictivo principal, colocaba a la administración próxima a entrar en funciones, ante un problema mayúsculo.

La presencia del crimen organizado ya hacía mella en distintos municipios, de la zona sur y la colindancia con Michoacán. Por eso se actuó.

Si nuestro estado –sin minimizar hechos como los homicidios del secretario de Turismo iniciando el sexenio y el de un legislador federal en fechas recientes, por citar los más difundidos- no ha llegado a los niveles de descomposición social e institucional de otras entidades, es porque la administración que asumió en marzo de 2013, se avocó a la implementación de una estrategia para contener los efectos de un grupo delictivo fortalecido y en expansión.

La estrategia se diseñó antes de entrar en funciones.

El primer lineamiento marcaba que las detenciones efectuadas por el personal de seguridad tuvieran debido proceso a fin de impedir que los delincuentes salieran libres por errores en la integración de la averiguación; así nace la propuesta de creación de la Fiscalía General del Estado.

El segundo lineamiento planteaba evitar un vacío de poder que pudiera ser aprovechado por la delincuencia organizada durante la etapa de transición. De este lineamiento y de la necesidad de contar con un perfil altamente calificado en lo policíaco y con amplio conocimiento en lo ministerial, es que se opta por la continuidad del hoy fiscal general.

El lineamiento siguiente fue la creación de un mando único parcial que permitiera subsanar la infiltración de las policías municipales y actuar de manera precisa a partir de datos de inteligencia en las diversas regiones del estado. De este lineamiento nace la Fuerza Única.

Que Jalisco esté en esa lista, considerando que en su territorio opera uno de los grupos delictivos más poderosos del país, resultaría hasta lógico. Lo destacado es que, no obstante esta situación, la entidad se mantiene en calma, con empleos por encima de la media nacional, inversión extranjera directa superior a los últimos 11 años; 6 por ciento más turistas que en 2013 y una derrama económica en esta materia de más de 12 millones de dólares, 13 por ciento más que el año anterior.

No estamos fuera de peligro; pero existen avances: en homicidio doloso la tasa nacional en lo que va de 2014 es de 9.89 casos por cada 100 mil habitantes, la de Jalisco es de 8.22. El secuestro a escala nacional se ha presentado este año con una tasa de 0.94 y la de Jalisco es de apenas 0.22. Entre 2013 y 2014 hemos desarticulado 35 bandas de secuestradores, con la detención de 188 presuntos plagiadores.

¿En dónde estaríamos si esta estrategia no se hubiese visualizado e implementado?

El gobierno estatal seguirá actuando, por instrucción del gobernador Aristóteles Sandoval ya fueron desarmadas en su totalidad dos policías municipales. Con el apoyo del gobierno de la República, el foco amarillo debe tornarse verde, la ruta que se trazó hace dos años dará todavía mejores resultados.