Tres tandas por un boleto

Uno. Ahora resulta que nadie sabía. Michoacán es una historia de mentiras y medias verdades, donde los políticos se dicen ajenos al crimen organizado y, al final, no lo son tanto. El michoacanazo en la época de Calderón estaba cerca de la verdad, pero, como tantas cosas en ese sexenio, erróneo en investigación y procedimientos. Error de actuar con el hígado. Ahora, Reyna cae ante datos -conseguidos de forma fortuita- donde se ve que su jefe, amigo o cómplice era Kike Plancarte. Se entiende así no sólo la probable complicidad, sino la calma mientras Reyna la hacía de gobernador y Fausto Vallejo iba a su hojalatería y pintura. De igual forma, es comprensible que la mitad del estado fuera controlado por el equipo de Kike -el malo-, que la Tuta pudiera dar entrevistas como si fuera actor del momento y que la Princesa Grupera tuviera hasta un disquera hecha con dinero del narco, la extorsión y la zozobra. Ahora, veamos si la misma medicina va para Veracruz, Tamaulipas o Coahuila.

Dos. Enrique Alfaro como paladín de la seguridad. La apuesta no es mala. La sociedad vive aterrada de ser asaltada, violada, secuestrada, robada de su posesión material puesto que de la sensación de cuidado lo fue hace años. La propuesta no es mala y la estrategia es clara: ganar Guadalajara al estilo Mancera, con la promesa de resguardo ciudadano. Lo curioso viene cuando, a su lado o en su difusión, se alinean cuadros que hace 18 meses eran el corazón del emilismo. No digo que Alfaro los convoque, pero si no se deslinda de un sector político tan oscuro la noticia es terrible. Querrá decir que Enrique no es tan fuerte como parece y, peor, que los emilistas están listos para retomar posiciones, para regresar por sus fueros. Lobos con pieles de ciudadanos.

Tres. El Dr. MAME y sus números. Tres periodos perredistas se han eclipsado en el Distrito Federal. La sensación de libertad y avance se ha difuminado ante un jefe de gobierno timorato, tibio, preocupado por su imagen personal y no por la acción social. Los tropiezos son todos. La línea 12, acaso, el más escandaloso por su impacto hacia los usuarios. Ahora, según Grupo Reforma, el Dr. MAME perdió todo lo ganado y es un político más, con la diferencia de que no es político.

Cuauhtémoc Gutiérrez cayó por una nota. Es momento que Mancera vea que por más poderoso que se sea, el enemigo espera un error para aniquilarte.

Pilón: quedan dos semanas antes que su Internet no sea lo que era. Recuérdelo.