De radio

No es secreto que trabajo en Grupo Imagen Multimedia y que esta semana sucedió uno de los retiros más importantes de los medios en lo que va de la década en el seno de esta organización.

Hablar de las razones para el retiro de Pedro Ferriz de Con es especular. López Dóriga anunció que se dedicaría a la política y Pablo Lemus reveló que Pedro había anunciado su intención de ser candidato independiente a la presidencia de México en una comida que tuvieron con él hace meses.

Pero el final de la etapa radiofónica de Pedro Ferriz no sería importante si no tomáramos en cuenta el principio, la idea y el riesgo.

Pedro no quería radio. Luego del incidente de Arcos de Belén donde Radio Fórmula cayó con el sismo del 85, Ferriz prefería vidrio. Un amigo suyo, Carlos de Carcer, le sugirió buscar radio luego de que, en un vuelo trasatlántico, El cantante Emmanuel le contara lo bueno del medio.

Se juntaron con un conocido de Pedro llamado Roberto Salmerón que, a su vez, los contactó con la familia Vargas. Entonces, los Vargas vivían de los restaurantes, la producción de televisión y de StereoRey, estación pionera en FM y con programación íntegra en inglés.

Por ello, la propuesta de Joaquín Vargas a Pedro era un noticiero en habla inglesa. La fortuna hizo que la idea se desechara y, en su lugar, se lanzara Para Empezar. En un inicio, el costo absoluto lo absorbía Pedro junto con sus socios y la paga era magra. Al término del contrato, las condiciones cambiaron.

A partir de ese momento, la radio hablada comenzó su verdadera época dorada. En la Ciudad de México, José Gutiérrez Vivó dominaba con su Monitor, sus helicópteros, sus motocicletas y sus viajes alrededor del mundo. En todo el país, Pedro era el líder con Víctor Calderón, Alfredo Domínguez Muro y sus viajes alrededor de México.

Las noticias son un servicio, pero también un negocio. Multivisión lo prodigó con Ferriz de Con. Conformó un equipo donde estaba Solórzano que llevaba a Aristegui, a Alberto Aguilar, Pablo Carrillo y hasta Andrés Bustamante.

Las noticias son un negocio, pero también un dolor de cabeza. En un México cambiante, las ideas se convierten en motivo de discordia. Para Empezar terminó en un momento clave de la carrera de Pedro Ferriz de Con: reconocido por Teletón, con credibilidad al alza, él y su equipo hicieron maletas y aterrizaron en Imagen Telecomunicaciones. Pedro en la mañana, Carmen en la tarde, Javier en la noche. La libertad existe, era el eslogan de su sueño.

Hoy, ninguno de los tres está en él.