Los probos

La semana pasada, el periódico Excélsior publicó una nota que hizo a más de un conservador atragantarse en el desayuno: un grupo de senadores propondrá la legalización de matrimonios universales -o del mismo sexo- a nivel nacional.

La justificación a dicha propuesta es sencilla: lo dicta la constitución. Por supuesto, los primeros en externar su determinante oposición fueron los senadores panistas. Su coordinador, el “experimentado” senador Preciado afirmó que, si por ellos es, la reforma no pasará. Ya saben ustedes, los panistas que gobernaron el país con la idea de que los ciudadanos deben vivir aún en el medioevo...o en la época priista de los setenta.

El periódico Reforma publicó también durante la semana pasada las quejas de un grupo de legisladores que reclamaban la asfixia de recursos a partir de las maniobras de su coordinador, el diputado Villarreal.

Así, los distritos representados por ellos se verían afectados si no cumplían con peticiones y requerimientos del Sr. Villarreal.

El diputado desmintió e incluso acusó de difamación a quienes lo señalan, pero no demostró pruebas sobre la falsedad de las acusaciones. Señalamientos que, a propósito, son de los propios panistas.

Tal vez esos panistas no tienen la suerte de los regidores de, adivinó usted, del PAN en Zapopan, Jalisco. No son presidentes municipales, pero gastan como si lo fueran. Uno de ellos llega a niveles de 400 mil pesos mensuales de nómina auxiliar, entre secretarías, ayudantes, directores y subdirectores de área y empleados que le hacen más fácil su trabajo cotidiano.

Seguro lo aprendieron de sus mayores. De nuevo, el diario Reforma publica una petición de senadores del PRI que pide se investigue a Juan Manuel Oliva y Emilio González Márquez por malos manejos en sus gestiones como gobernadores. En el caso de Oliva, se aduce la opacidad en la construcción del Centro Paralímpico Nacional. Emilio es otra historia: 7,500 millones de pesos que nadie sabe dónde están.

Ambos, Oliva y Emilio, eran de los principales promotores de impedir matrimonios universales, discusión sobre legalización del aborto y eutanasia y otros derechos.

¿No debieran los probos, antes de discutir su visión de la sociedad, ser más honestos y transparentes en su actuar cotidiano?

Y eran el partido de los que “no robaban porque no tenían necesidad”...pregunten ahora a Josefina Vázquez Mota su opinión al respecto.

Pena tan grande que hasta es pecado.