Lo que funciona, lo que no

El mes de la madre está en todo su apogeo y los políticos, para demostrar que tienen y celebrarán el próximo martes, se desviven en distintos niveles y acciones que los pongan entre los servidores públicos en los que la ciudadanía debiera pensar para su reelección o selección en nuevo cargo para 2018.

Aquí, una lista pronta de quiénes reciben su paloma y tache para estos seis meses de nueva convivencia política.

AUBRY, ENRIQUE- Un curso de Anger Managment no le caería mal al diputado. Los constantes arranques de ira en la cámara y fuera de ella lo describen como un alfil poco útil, puesto que el escándalo lo sigue más que la conciliación.

ALFARO, ENRIQUE- El plan, pese al desgaste, avanza. El alcalde todavía tiene teflón para que se le resbale la crítica y pueda poner agenda. No obstante, sus peores enemigos no están en el gobierno estatal sino en sus allegados de gobierno y partido. Mucha rémora que se cuelga de él para, al final, restarle puntos.

ALMAGUER, EDUARDO- Fiscal en tiempos turbulentos, ha debido limpiar la casa a un año de los bloqueos. El **Cártel Jalisco sigue en crecimiento, pero el funcionario debe atender asuntos menores que otros tendrían que poner en cintura. Bombero de la ineficiencia de unos y la espectacular estupidez de otros.

AYON, FRANCISCO- Precandidato.

GUDIÑO, MAURICIO- El regreso de los muertos vivientes. La amistad recompensa más que el talento.

HERMOSILLO, ALEJANDRO- Lo naranja eclipsó ya lo azul cielo. La ley Uber le dio oxígeno y lo puso por encima de su contraparte juvenil en el congreso. No obstante, debe aún diferenciar entre el apoyo incondicional y el sentido común ante la sinrazón de algunos miembros de la bancada.

KUMAMOTO, PEDRO- En la congeladora, como 495 iniciativas. Mucho ruido, pocas nueces.

LEMUS, PABLO- En desmarque, alcalde que quiere sobrevivir sin la contaminación de los negativos que, diario, le endilgan al sol de su sistema solar. Ha logrado solventar sus propios escándalos, pero sin acciones que lo hagan sobresalir ante un cambio en el municipio.

LIMÓN, MARÍA ELENA- Un desastre.

MORFÍN, GUADALUPE- Adorno.

NAKAMURA, ROCÍO- Slow debiera ser su apellido. Al fin y al cabo, las resoluciones de la Suprema Corte pueden esperar.

SÁNCHEZ, GONZALO- Mejora. Opera. Le entra a la discusión. Ha pasado a protagonizar y dejar de ser pasivo. Pararrayos.

SEPÚLVEDA, SERVANDO- El gran pecado de Aristóteles Sandoval será la ineficiente política de Movilidad. Sepúlveda no ha entendido la importancia de su papel y, al contrario, se ve como un hombre no duro, sino débil ante el combate a la corrupción y abuso en el sector. Casi cómplice. Muy distinto a su contraparte en el ayuntamiento de Guadalajara.

VALENZUELA, RAFAEL- Sin reflector, ya está en la discusión. Y cuando un hombre que no quiere el reflector lo tiene, hay que poner atención.

URIBE, ALBERTO- Sin aspavientos, lleva el barco. Algunos de su partido deberían de aprenderle.

La próxima semana, otros nombres más incluidos, ahora sí, algunos nombres de gente de medios.

goliveros@me.com