Lecciones gringas

El desgaste de la presidencia Trump es evidente. Las filtraciones y revelaciones que publican el New York Times y el Washington Post y la caída en rating de Fox revelan varios aspectos que vale la pena analizar por separado

1- LA PRENSA CUENTA: La labor periodística de los dos diarios mencionados va más allá de tronantes editoriales y páginas de opinión en donde lo analistas desmenucen todo lo que presiente hace de forma errónea o irascible. No: la investigación y el rigor para corroborar que la información es correcta ha llevado al gobierno a la crisis en donde está sumergido. Acostumbrado a los escándalos sin bases de Fox News o Breitbart, Trump imaginó que los periódicos le harían el daño que uno le hace a su mascota al reprenderlo: puro susto y nada de sustancia. Error.

El valor del cuarto poder sigue como pilar de la democracia norteamericana. Sin control y sin credibilidad, La pérdida del mandatario orbita en su incapacidad de negociar con ambos diarios. No entendió que los presidente dura, máximo, ocho años, esos dos  diarios son eternos en occidente.

2- EL ESCÁNDALO DEJA y si te quedas atrás pierdes: Fox News decidió seguir el camino que su recién fallecido líder marcó: las noticias son las que ellos desean. Hillary y el Nuevo director del FBI eran los temas que, desde su fobia obsesiva, vendían como contenido. Por desgracia para ellos, la gente quería algo más. El cuento del deep state no era ya tan fácil de articular. Obama no podía ser, aún, el villano que acosara a esta administración. Sin Ailes y O’Reilly en comunicación para un público de 55 años para arriba, Fox se desploma.

La ganancia, claro, es para CNN y MSNBC con un matiz: el juego de mesas de discusión del canal conducido por Jeff Zucker no da el mismo resultado que la conducción de un talking head. Como O’Reilly en su factor, Rachel Madow es quien marca la pauta en el horario.

3-EL CHIVO EXPIATORIO será México. Ya fue hecha la petición a la cámara de representantes de comenzar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Trump necesita ganar tiempo al igual que los republicanos. Él, para no ser removido; ellos, para sacar el plan de salí antes de removerlo.

El tiempo lo ganarán con el TLC, con el muro, con mexicanos que ataquen la seguridad de los norteamericanos. Todo lo que sea el extraño, el enemigo, será lo que no reciba crítica.

Eso quiere Trump. Eso le darán.

Aún falta un tramo largo para los 6 meses de presidencia republicana y mucho más aún para el año. No suelten las campañas; este país será el que más sufra en este periodo.

goliveros@me.com