2016 a 2018. Objetivo Jalisco

Las elecciones del pasado domingo dieron fin a las ambiciones presidenciales de un dirigente político, al proyecto político a futuro de otro e inauguraron la persecución de los que, al parecer del equipo en el poder, son responsables del aniquilamiento del PRI como opción de gobierno en múltiples estados del país.

De la misma forma, los comicios de la semana pasada abrieron posibilidades claras para entender más lo que se avecina para Jalisco en la madre de todas las batallas políticas.

El PRI se soltó. La debacle de Manlio Fabio Beltrones dio oxígeno a los poderes locales de decidir candidato y posiciones hacia la gubernatura y presidencias municipales. Arturo Zamora sigue en la baraja, pero Aristóteles Sandoval tendrá mayor margen de maniobra ahora. La percepción de pérdida nacional puede ser utilizada en Jalisco para ser ágiles y agresivos en propuestas que se despeguen de lo que ahora no funcionó. Es la gran oportunidad para los que estén deseosos de confrontarse con Alfaro.

Acción Nacional, por su parte, tiene ahora seis meses para despertar. La percepción general de que el PAN puede ganarle al Revolucionario Institucional debiera ser utilizada de forma local con otro ingrediente: la atracción de conservadores que ven, momento a momento, amenazado su estilo de vida.

El PRD en Jalisco es una franquicia dañada, como Blockbuster. Importante en los noventa, inservible hoy. El dueño debe de pensar en seguir en el financiamiento de esa marca o construir otra.

Movimiento Ciudadano va a ganar perdiendo. Cierto, en el país no pintó de forma general, pero eso daría fuerza a Enrique Alfaro y acompañantes para demostrar que el partido sobrevive por ellos y no por las fuerzas del pasado. Nada poco si se toma en cuenta que, en otros casos, es lo contrario.

Obvio, los demás partidos seguirán en espera de las instrucciones del centro, aún bajo el regazo de las prerrogativas y sugerencias de actores lejanos de la realidad del estado.

Para terminar, los independientes. Preocupados más por el no destape para no aparentar estar en el mismo tren y dinámica del político tradicional, su representante fundacional se encuentra entrampado en la grilla legislativa y la inmovilidad no por falta de ideas, sino de capacidad negociadora de consensos.

Se les advirtió.

goliveros@.me.com