Lluvia de “sonrisas”

Dejen ser honesto con ustedes: tengo el privilegio de no tener que escuchar los anuncios de los partidos políticos en el programa que conduzco.

Les explico: al ser una transmisión de Guadalajara, los anuncios políticos no se transmiten en Ciudad de México ya que es una señal distinta. Esto hace que, a diferencia -y tolerancia o hartazgo- de los demás, no deba escuchar hasta el cansancio eslogans y mentiras.

Durante esta semana escuche de forma atenta los anuncios. Una tristeza.

El PAN, luego de comenzar con una campaña negra basada en la estrategia de un ex asesor de los Clinton y el vocabulario que su presidente de partido utiliza de forma cotidiana, decidió entrar a la segunda etapa de la campaña con tres propuestas: bajar impuestos, subir salarios y mejorar la economía familiar.

No dicen cómo y evitan explicar el por qué no lo hicieron en los 12 años que fueron gobierno federal. De hecho, creen que se puede olvidar que modificaron el IVA para subirlo un punto más luego de la crisis económica mundial. La incongruencia convertida en cántico.

El PRI responde con dos caminos de propaganda. El primero: recordar que el partido azul no hizo nada en 12 años. Obvian explicar que el marasmo panista tuvo como cómplice al freno tricolor que le decía “no” a todo lo que significara un avance a los mandatos de Fox y Calderón.

En su segundo acercamiento, el PRI habla del segundo tiempo y la necesidad de meter a los mejores elementos para cubrir ausencias. Parece que, en la metáfora del balompié, tiene una presidencia que no le gustan los cambios y cuyo capitán metió goles que se han eclipsado por escándalos cual Maradona toluqueño.

En el lado de la izquierda, entre los cánticos de Barrio Zumba y otras linduras, sobresale Andrés Manuel López Obrador que miente con la verdad. Le dice al público que al Movimiento de Regeneración Nacional lo dejaron en la cola y con letra chiquita. El rayo martirizador a todo.

Esconde el candidato virtual de MORENA que el lugar obtenido en la boleta va ligado al registro sin cuestión aleatoria y la letra chiquita es por el diseño que su partido decidió mandar a registro ante el INE.

Para terminar, vean hacia el cielo: sonrisas, medias sonrisas, muecas de todos tipos. Muchas de ellas falsas, forzadas, poco sinceras.

Si las sonrisas reflejan el futuro, es hora que nosotros nos quitemos la propia de la cara.

PD. Interesante el periodismo militante independiente que ha dejado de cuestionar a ciertos candidatos en todas sus incongruencias. Entre ellos, los independientes.

 

gos@gimm.com.mx