Cuartos de guerra

La revista Proceso publicó esta semana una revelación de Perogrullo: que el gobierno de Jalisco intenta e intentará que no avance la oposición.

¿Nos asombramos? Solo si queremos hacer el caldo gordo a la revista y ser parte de la estrategia de otro cuarto de guerra en donde saben que cualquier ataque, mención negativa o roce por parte del equipo compacto de Aristóteles es gasolina para que el carrito camine.

Porque el condenar un cuarto de guerra y pensar que no hay otros o es ingenuo, idiota o parte de una estrategia creada...en un cuarto de guerra.

Ejemplos de tácticas para desestabilizar políticos hay decenas en la historia y en la grilla mexicana. Dos de ellos me vienen a la memoria.

El primero, la filtración de la grabación telefónica entre los hermanos Salinas, donde Adriana respondía a las peticiones de Raúl sobre la ayuda que el clan debía brindarle. La llamada -difundida con López Dóriga- acaba de forma abrupta cuando El hermano incómodo pide cuentas sobre dinero otorgado al ex presidente. Eso ocasionó que la campaña que en ese momento emprendía Carlos Salinas contra Ernesto Zedillo se descarrilara.

El otro es el conocido videoescándalo, donde Federico Doring llevó a un escandaloso Víctor Trujillo con peluca la prueba que transformó a René Bejarano, para siempre, en el señor de las ligas.

Y si se asustan por la revelación de un documento -del cual todos dan por sentado es legítimo-, el video de los diputados del PAN en jolgorio hablaría de cuartos de guerra más preparados, más calculadores y, por supuesto, más demoledores.

Porque si el documento refleja los métodos de descrédito para Alfaro y su movimiento, la verdad es que son generales y limitados.

¿En serio es lo único que se les puede criticar? Sorprendería que al gobierno estatal no se le ocurran decenas de caminos de Enrique y sus allegados, que van desde lo ideológico hasta lo empresarial.

Yo no criticaría, entonces, que haya quienes desean frenar a Movimiento Ciudadano, sino la torpe forma que refleja el documento que Proceso insiste es real.

Para terminar, debiéramos preguntarnos si Movimiento Ciudadano -y, para el caso, cualquier otro ente de poder, incluida la UdeG y el sector empresarial- no tienen también a sus estrategas, editorialistas, analistas, equipo de medios, asesores y agregados planeando qué es el camino para lo mismo: joder al contrario.

Todo por el poder.