Con singular alegría

“Yo soy tú, tú eres yo. Los dos somos Dios”

Así, todo pasó tan rápido, que la información y la comunicación llegó de sopetón y sin previo aviso, cargada de celeridad, de símbolos extraños y nuevos, de raros mensajes, que antes, con un telefax se transmitían en una larga tira de papel. Las visitas en la 'red' se volvieron interminables.

Antes, los comunicadores en este país, los buenos, sí hacían a un 'buen' presidente, a un secretario de Estado; a un gobernador. Y no solo lo fabricaban... hacían que hablaran y dijeran lo que debían. Era ganar-ganar y salir en primera plana, si así era lo necesario. Todo se podía con relaciones y muchos amigos.

Las estrategias eran cuestiones que se vivían a diario. Rápido se pasaba de una información a otra. Ahora las cadenas informativas televisivas son únicamente dos y los periódicos diarios, si acaso diez. Los demás, si no se leen, no valen.

Todo lo nuevo, se debe aprender ahora, usando cincel y martillo, para grabárnoslo en la mente. Cambiar lo aprendido y vivido, es muy difícil. Pero para complementar las obras que los comunicadores sociales enfrentamos todos los días, -como hacedores de un ser humano, o un político, o una imagen del lugar en donde trabajamos, o una marca, o un lugar en el espacio, cuando antes... no los había-, existen muchos retos.

El primero es crear conciencia de lo que se dice en el receptor. El lenguaje bien aplicado, incide en los pensamientos de la gente. Elaborar una construcción inteligente y certera del lenguaje. Saber su poder. Diferenciar el papel del científico y del político. El científico somos nosotros. Los políticos, son ellos. Con éticas distintas. El primero debe ser lo más objetivo posible. Es el pensamiento dialógico que articula las relaciones modales entre universos y entre mundos. En una guerra el otro, el de enfrente, sí es mi enemigo. Todo comunicado está llevado a ser miembro de la comunidad científica. La otredad. Esa es la condición de ser otro.

La política se expresa como dominio. La misión del político es llegar al poder. Convencer a sus militantes de llegar y mantenerse. En México, el partido dominante lo perdió en el año 2000. Fue el momento en el que el Estado perdió parte de su control. El escenario en donde nos movemos, es el de la confrontación. La Democracia es la única base del Estado, espacio de la concertación, que debe funcionar. Que no forme parte del caos, sino de la solución del problema. El comunicador es una herramienta ideológica. Es un medio orientando, para crear y hacer con responsabilidad y con ética. El mercado no conoce moral ni ideología.