Sobre héroes y hazañas

El milagroso Rogerio Ceni

En artículo pretérito reseñé, ¡y cómo no!, la increíble atajada del motejado portero más rápido del mundo, el inglés Joe Hart quien, en un clásico entre las escuadras de Manchester, se inmortalizó en tiempo de compensación cuando el niño mimado Rooney lanzó un arponazo desde la media cancha. Hart  regresó para arrojar el balón fuera de la portería, de espaldas y con su mano izquierda.

Es habitual que el arquero se desdoble con fortuna como delantero en los tiempos modernos y, sobre todo, cuando el partido naufraga y urge un gol milagroso, pero no es lo mismo que el portero se quiera vestir de gloria de manera efímera a que, con todos sus arreos y con todas sus intenciones, el guardameta funja como delantero para cobrar penales o tiros libres.

Se trata de los porteros goleadores. Citaré tres ejemplos claros que evidencian esta doble modalidad y que, además, fueron campeones con sus clubes: Jorge Campos, José Luis Chilavert y, sobre todo, el increíble cancerbero Rogério Ceni.

Si establecemos un parangón respecto de los lanzadores jonroneros podríamos calibrar que los números están parejos.

Los serpentineros Wes Ferrell y Bob Lemon lograron 38 y 37 cuadrangulares respectivamente. Mientras que, en el futbol, Jorge el “Brody” Campos anotó 46 goles en clubes.

La comparación pierde fuerza cuando pensamos en las 130 dianas asestadas por Rogerio Ceni, el milagroso  guardavallas del Sao Paulo quien se perfiló entre los diez más grandes rompe-redes del equipo y quien, asimismo, fue campeón de la Copa libertadores y campeón mundial de clubes (2005). 

Ceni recién ha dicho adiós al futbol tras su brillantísima carrera con el Sao Paulo.

Siempre jugó para este equipo e, incluso, prometió renovar contrato si ganaba la última Copa Libertadores. Por desgracia esto no ocurrió.

Y Ceni dijo: “Para mí fue la última. Me gustaría mucho haber vencido, pero quedo para otra actividad, otra profesión”.

El Pelé del arco, el eterno Rogerio, fue campeón de la Copa FIFA Confederaciones en 1997 y Campeón Mundial de Futbol en 2002. Un milagroso portero goleador.

Que tenga éxito en las otras canchas. 



gilpradogalan@gmail.com