Sobre héroes y hazañas

El futbol mexicano: casi el paraíso

Evoco el título de una célebre novela de Luis Spota porque describe a la perfección lo que ha ocurrido al futbol profesional mexicano en el entrecruce de los siglos XX y XXI: la gloria a milímetros de las manos, el eterno segundo escaño, el fracaso en la recta final, el ya merito, esto es, el síndrome de Casi el paraíso (como la novela de Spota). 

El fantasma de los segundos lugares lastima con su gesto iterativo, recurrente, los torneos internacionales del futbol profesional. Mencionaré aquí, de refilón, los segundos lugares conquistados por la selección mexicana en la Copa América. Nada grato que decir de la participación del seleccionado nuestro en los mundiales de futbol.

Ni siquiera hemos obtenido un cuarto lugar. Impensable pensar en la desembocadura semifinalista. Un sueño guajiro. Y pongo énfasis (y limoncito en los ostiones) en lo realizado en las tres finales de la Copa Libertadores donde hemos plantado cara: Cruz Azul, Chivas y Tigres han mordido el polvo. 

La descripción del hecho es fácil y el acopio de pruebas que abonan a favor de mi hipótesis de trabajo es incontestable. Mundiales de futbol, Copas América, Libertadores y nada. Todo juega a favor del síndrome de Casi el paraíso.

La pregunta es: ¿Por qué siempre nos quedamos a escasos milímetros de alcanzar la gloria en el futbol profesional? Un examen profundo merece esta gravísima situación.

¿Quién  será el equipo que conquiste para nosotros la primera Copa Libertadores? Quizá pasen 30 años y estos ojos mortales no alcancen a verlo. Mi desesperanza y mi desencanto son ingentes: el malhadado síndrome de Casi el paraíso. Qué triste. 


gilpradogalan@gmail.com