Sobre héroes y hazañas

La cisura de Franciscus Sylvius

El epónimo Cisura de Silvio se desprende del nombre del anatomista y químico Franciscus Sylvius, un investigador nacido en Hanau, Alemania, pero que cursó la mayor parte de su existencia en Holanda donde trabó amistad con Frans von Mieris el Viejo, quien inmortalizó a Sylvius en una pintura con la mujer del médico picándose de guitarrista. 

Al falso descubridor de la ginebra (en una operación orientada hacia la prevención de la emergencia de cálculos renales), autor de Praxeos medicae idea nova (1671) se le atribuye la invención de la iatroquímica, una teoría que afirma la relevancia de la química en los procesos fisiológicos y patológicos del ser humano. Sylvius ha tramontado los siglos gracias a la cisura o fisura de doble lateralidad que divide los lóbulos frontal y temporal (en su parte inferior) y parietal y temporal (en su parte superior).

La cisura es más larga en el hemisferio izquierdo y se dice que el cerebro de nadie menos que Albert Einstein ostentaba la cisura trunca y que, por esta razón, el área de razonamiento abstracto en su caso era más grande en contraste con el área del lenguaje. Una conjetura plausible.

El  parecido físico de los rostros de Franciscus Sylvius y René Descartes es asombroso. Ambos científicos plantaron cara en el siglo XVII, aunque Descartes –que era 18 años mayor que Sylvius- murió justo al promediar esa centuria.

Es posible que el estudio pormenorizado de una cisura que aloja la arteria lateral media y, en sus giros temporales transversos, el córtex de la audición posibilite la indagación precisa de pautas del comportamiento cerebral. Franciscus Sylvius había intentado –como dijimos- sin jactarse tras la maceración del maíz, el centeno y la cebada y con frutos o gálbulas del enebro la creación de la ginebra. Y es injusto que el énfasis biográfico haya sido puesto en el hecho de que le pagaban el doble de florines (1800) respecto de sus colegas. Un anodino dato curioso de quien también localizó el acueducto cerebral que lleva su apellido: el acueducto de Silvio. 


gilpradogalan@gmail.com