Sobre héroes y hazañas

Un acercamiento a las canas

Engañosa señal de vejez y sabiduría, las canas. Y digo engañosa porque hay canosos estólidos y zafios. Las canas en las sienes son señal de elegancia. El pelo cano de la a a la z es imagen de oso polar, fuerte depredador de hielos marinos. Algunas expresiones relacionadas con las canas entrañan añeja sabiduría: una cana al aire (un repentino acostón), cinco canas más (mayor experiencia), las canas salen de ganas (rima consonante que significa que el canoso padece represión sexual).

La distribución de las canas es aleatoria. Se sabe, sin embargo, que aparecen con más frecuencia en las sienes y en la parte frontal, a guisa de mechones. Los corajes y los pasajes angustiantes de la vida humana se traducen en canas emergentes. La canicie no es exclusiva de la cabeza. Hay personas que presentan canas en axilas, pecho, zonas genitales, barba o brazos. El diccionario de la RAE sólo menciona la existencia de canas en la cabeza y en la barba.

La materia muerta de las canas se denomina queratina. La decoloración progresiva ocurre, por lo general, después de los 45 años y varía según herencia y carga genética. El aspecto de las personas canosas depende de la combinación entre el semblante y la disposición de las zonas blancas en el pelo. Algunas canas inspiran respeto, otras evidencian el flanco decadente de la naturaleza. Es trillada la metáfora que relaciona a las canas con la nieve. Incluso en Volver famoso tango que interpretaba Carlos Gardel: “La nieves del tiempo platearon mi sien”.

Se suele relacionar a las canas con la plata (el verbo platear es sintomático en la frase recién transcrita). Hay dos expresiones más que recoge el diccionario: “quitar a uno mil canas”: darle satisfacción. Y “sacar canas verdes”: causar preocupación y disgusto los continuos sobresaltos y contratiempos. Hay otros dos que no registra el diccionario: “Cabeza vana no cría canas” y “Canas y armas vencen las batallas”. En este último la palabra “canas” es sinónimo de experiencia. El primero es indicativo de que la falta de canas denota frivolidad y vacío.

En ciertos individuos, como sabemos, las canas significan respeto y benevolencia. Sacar “canas verdes” es una frase que se puede relacionar con el carácter excepcional, con un hecho insólito. En España se suele decir “es más raro que un perro verde”. La pregunta es: ¿Por qué razón no fisiológica las canas son blancas y no de otro color? Me parece que está pérdida del color, esta transición del negro, café o rojo al blanco es una señal de desvanecimiento, de vuelta o regreso a un origen prístino (pleonasmo deliberado) donde la palabra inocencia recupera su sentido. ¿O no?

Algo más: el lugar de las canas, en la geografía de la novela mayor de Gracián, son los Alpes”.

gilbertoprado@hotmail.com