Sobre héroes y hazañas

Sabina o los centelleos del centón

En la culminación de su concierto Sabina inició con “Ahora que…”, una canción emblemática, logotípica.

En esta pieza podemos constatar, milímetro a milímetro, las bondades del intertexto pero, además, el espejeo de lo que los peritos lingüistas denominan co-textualidad, esto es, la correspondencia de varios pasajes o pasadizos de la propia obra precedente del cantautor con líneas de la canción aludida como, por ejemplo, “ahora que las floristas me saludan” se conecta por vía directa con “En cambio la vecina que jamás saludaba” de “El joven aprendiz de pintor”. Co-texto sí, e intertexto galopante, a pasto.

Me detengo en el verso “Ahora que el mundo está recién pintado” se relaciona, por supuesto, con una frase correspondiente a la franja inaugural de Cien años de soledad: “El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”.

“Ahora que todos los cuentos/parecen el cuento/de nunca empezar” es un guiño a las Mil y una noches. Y, además, el pasaje que alude al poeta trepándose a la ventana y quitándose el antifaz guarda clara complicidad con Romeo y Julieta: “Ahora que, casi siempre, tengo ganas/de trepar a tu ventana/y quitarme el antifaz”.

Por lo demás es posible ver a Lope en “Ahora que me despido, pero me quedo”: “Ir y quedarse, y con quedar partirse”.Campea en la canción una perturbadora sinestesia local: “Ahora que tocan los ojos/que miran las bocas/que gritan los dedos”. 

“Ahora que…” es un irreprochable ejemplo de lo que en literatura se conoce como centón, a saber: “Obra literaria, en verso o prosa, compuesta enteramente, o en la mayor parte, de sentencias o expresiones ajenas”. Monumento lírico muy disfrutable y, por cierto, mi amigo Jorge Eduardo Rodríguez Pardo me aviso, con justa razón, que en “Peces de ciudad”, también de Sabina, el verso que incluye la expresión “ligero de equipaje” fulgura asimismo en el poema “El tren” de Antonio Machado: “Y para todo viaje/siempre sobre la madera/de mi vagón de tercera/voy ligero de equipaje”. ¡Olé!, mucho Sabina.

¡Salud! 


gilpradogalan@gmail.com