Sobre héroes y hazañas

Sabina o las bondades del intertexto

Asistimos al último concierto brindado por el cantautor Joaquín Sabina en la ciudad de México.

El jienense dijo a la letra que en todos los conciertos había puesto el corazón, pero que en ese final “lo vaciaría”. Conforme avanzaba la ringla de canciones pertenecientes principalmente al disco 19 días y 500 noches yo advertía lo que aquí denomino “las bondades del intertexto”. Dice el Diccionario Akal de términos literarios que intertextualidad es, de manera escueta, la “Relación que un texto literario establece con otro texto literario”.

En Sabina la intertextualidad es sutil, maliciosa, insinuada y perceptible sólo si aguzamos el oído y encendemos la memoria. Así, por ejemplo, en la canción dedicada a la princesa (“ahora es demasiado tarde, princesa”), aparece una cita velada de la Sonatina de Rubén Darío: “la boca de fresa” es el puente entre la rola de Sabina y el poema del vate nicaragüense. Y luego vino un intertexto asaz interesante que fungió como doble carrera de relevo.

Se trata del verso becqueriano “Donde habite el olvido” habilitado primero por Luis Cernuda en un célebre poema y después por Sabina en una canción muy bella: doble puente que interseca los conjuntos literarios y musicales.

Y advertí asimismo cómo Sabina desliza con picardía un verso de Antonio Machado en Peces de ciudad.

El pasaje es elocuente: “Y desafiando el oleaje/sin timón ni timonel,/por mis sueños va, ligero de equipaje,/sobre un cascarón de nuez/mi corazón de viaje”.  La expresión “ligero de equipaje” ha sido descabalgada por Sabina  del poema “Retrato” del enorme autor andaluz: “me encontraréis a bordo ligero de equipaje,/casi desnudo, como los hijos de la mar”. En la misma canción embozado está Unamuno: “y, en el coro de babel/desafina un español”.

Podría seguir enlistando intertextos que irrigan los capilares de las letras escritas por Sabina. Sin duda se trata de un cantautor que, atento a todos los instrumentos de la orquesta, ha leído y lee con fervor a los más altos poetas del idioma. Recuerdo que suele citar a Vallejo: “hoy me gusta la vida mucho menos,/pero siempre me gusta vivir”.

¡Olé: mucho Sabina! 


gilpradogalan@gmail.com