Sobre héroes y hazañas

Ross Stripling o la gloria escamoteada

En Sobre héroes y hazañas (Cal y arena, 2011) intitulé mi artículo sobre Armando Galarraga: La perfección escamoteada.

Hoy doy un giro de tuerca y bautizo esta columna como Ross Stripling o la gloria escamoteada. Y es que desde el 15 de octubre de 1892, cuando Bumpus Jones de los Rojos de Cincinnati venció a Pittsburg, ningún lanzador ha logrado el juego sin hit en su primera aparición en la gran carpa. Doy contexto.

Faltaban sólo cinco outs para que Stripling fraguara la hazaña, pero el mánager Dave Roberts decidió moverlo de la loma de las serpentinas a pesar del enojo generalizado.

Los padres de Stripling han paliado el escándalo al afirmar que agradecían a Roberts haber sacado a Ross porque venía de recuperarse de la llamada operación Tommy John, a saber: reconstrucción del ligamento colateral cubital. De cualquier modo la gloria estuvo a milímetros de ser conquistada por Stripling.

Recordamos a Bumpus Jones sólo por aquella proeza pues su paso en ligas mayores fue efímero.

También recordamos que en aquel remoto juego los Piratas hicieron una carrera: juego sin hits pero con carrera mientras que, en la otra orilla, Ross Stripling había troquelado una joyita de picheo impecable desde la perspectiva de los hits y las carreras y, además, había permitido sólo cuatro bases por bolas.

Confieso que la molestía cundió en el ánimo de los aficionados de los Dodgers quienes, enfurruñados, argumentaban que Stripling debió continuar en el montículo después de haber concedido pasaporte al puertorriqueño Ángel Pagán en su lanzamiento número cien.

¿Cuál fue el epílogo del juego? El relevo de los Dodgers falló, los Gigantes ganaron 3 a 2 y el novato de 26 años se quedó suspirando por una inmortalidad acaso jamás sospechada. Es posible que Stripling tenga arrestos (talento ya posee) y lance alguna vez un juego sin hit ni carrera.

Lo que es imposible es que lo haga en su debut en el máximo circuito del beisbol del mundo.

El pasado es inmodificable y Dave Roberts deberá revisar con atención el impulso de haber sacado súbitamente al abridor novato. Ross Stripling o la gloria escamoteada.


gilpradogalan@gmail.com