Sobre héroes y hazañas

Muito obrigado, Pedro Caixinha

“Desventurado es el hombre que agradecer no sabe”, escribió José Martí y con justa razón. El portugués Pedro Caixinha llegó al futbol mexicano de modo discreto, sin aspavientos y, también, sin más carta de recomendación que el espaldarazo de José Mourinho.

Caixinha refrescó el amodorrado ambiente del futbol mexicano profesional en varios sentidos: con sus valientes declaraciones respecto del arbitraje, con los pleitos con sus pares (desacuerdos que jamás llegaron a los golpes), con su lenguaje directo, nada comedido, que llegaba incluso a explicar la forma como había parado al equipo para lograr los resultados. 

Algo infrecuente, muy infrecuente, en nuestros pagos.

Por eso Pedro Caixinha vino, vio y venció. Y conquistó tres distinciones para el Santos Laguna en tres años: torneo de copa, el campeonato de liga (clausura 2015) y el trofeo Campeón de Campeones. Ni las más desacompasadas y arteras críticas doblegaron el recio espíritu de un hombre terco, tenaz y seguro de sí mismo hasta el último milímetro de la cancha. Caixinha hizo lo que quiso y lo hizo muy bien. 

Y supo retirarse a tiempo, como los mejores boxeadores: cuando la fe de la comarca estaba encendida: a pesar de los descalabros iniciales en este torneo Caixinha repletó el TSM de manera increíble. Porque la afición le creyó (yo sí creo), porque la afición de la Laguna sabe ser agradecida y no importaba el tiempo de las derrotas.

El quinto campeonato hizo sonreír a la gente de una comarca tan entrañable como desentrañada, y la magia del portugués (esa fe ciega en Djaniny Tabares, esa fe clarividente en Agustín Marchesín, esa fe indomeñable en Jesús Molina y una larga fila de etcéteras) rindió frutos de alta prosapia.

Por eso no tengo reparos en agradecer al mago de la dirección técnica santista, al férreo forcado que supo tomar el toro por los cuernos de modo literal y metafórico, al gran Pedro Caixinha.

Que la fortuna lo ampare en sus ulteriores encomiendas. Muito obrigado, Pedro Caixinha. 


gilpradogalan@gmail.com