Sobre héroes y hazañas

Genio y figura del Loco Abreu (Segunda y última parte)

Trotamundos del futbol, el Loco Abreu es un jugador que ha vestido la casaca de 17 equipos. Ha sido el primer extranjero en marcar gol con ambos equipos en el clásico regiomontano: con Tigres al Monterrey y viceversa. El segundo fue la Gata Fernández.  Abreu encabeza la lista de goleadores charrúas en la selección nacional sólo detrás de Héctor el Mago Scarone: los dos jugadores bolsos, esto es, militantes alguna vez del Nacional de Montevideo. De hecho una de las pasiones centrales del Loco es, a pesar de que ha jugado en siete países (Uruguay, Argentina, Brasil, México, España, Grecia e Israel), su amor inapagable por el Nacional. En esa camiseta que calza bajo la oficial observamos, en abigarrado y significativo mosaico de imágenes, la foto con sus hijos (todos visten la playera del Nacional), el escudo del Nacional, la bandera de Uruguay y otros símbolos entrañables: camiseta de la selección uruguaya y camiseta de la selección Lavalleja (donde el Loco nació). En 2008 fue segundo lugar de goleo, vistiendo la casaca de River Plate, en la Copa Libertadores. Ya había sido campeón en Argentina con San Lorenzo (2001). El Loco cuenta con dolor el accidente donde perdió la vida uno de sus mejores amigos. Era un día lluvioso y el camino estaba muy resbaladizo. La camioneta se coleó y el Loco tuvo que meter el freno. Se estrellaron contra un muro. Abreu despertó, sorprendido, en un hospital. Le contaron que su amigo había muerto. Por eso dice que aún ahora ese terrible fantasma no ha desparecido. Fue un hecho “jodido”, “muy jodido”. En 2005, a pocas horas de la conquista del título por parte del Nacional de Uruguay, el Loco Abreu se montó en una bicicleta para recorrer, junto con el campeón olímpico de ciclismo (2000) Milton Wynants, la carretera que va de Montevideo a Lavalleja: ¡aproximadamente 100 kilómetros! Iban en busca del santuario de la Virgen del Verdún (en Lavallaja) para agradecer el título obtenido. Por eso cuando Sebastián Abreu tomó el balón para colocarlo en el punto de penal (Mundial de Sudáfrica 2010) no había sombra de duda respecto de lo que iba a ocurrir: la Virgen de Verdún iluminó el espíritu de uno de los más grandes jugadores de futbol del mundo y guió la pelota hacia la red. Washington Sebastián Abreu Gallo, el Loco, ha sido autor de más de 300 goles como jugador profesional.


gilpradogalan@gmail.com